EL MALDESARROLLO DE LA SOCIEDAD ACTUAL Y LA CUESTIÓN DE LA SALUD

EL MALDESARROLLO

Tomo el término de Unceta para calificar más que definir un modelo de desarrollo que se ha mostrado incapaz de frenar la extensión de la pobreza en muchas partes del mundo y que ha provocado un aumento de las desigualdades. Se trata de un modelo asentado en esas realidades y que además a base de huir hacia delante con la continua exigencia de crecimiento puede provocar, está provocando ya un desastre ecológico sin parangón.

“…si seguimos creyendo que los objetivos del sistema industrial –la expansión del producto, el aumento concomitante del consumo, el progreso tecnológico, las imágenes públicas que lo sostienen- coinciden con la vida misma, entonces todas nuestras vidas seguirán al servicio de esos objetivos (…) Nuestros deseos y nuestras necesidades se manipularán de acuerdo con las necesidades del sistema industrial (…). Al final se tendrá el resultado global de una benigna esclavitud… no será la esclavitud del siervo de la gleba, pero no será la libertad”. GALBRAITH 1967

El modelo de sociedad creado por y para este desarrollo, es desintegrador en lo social, depredador en lo ecológico e insolidario frente a quienes hoy sufren privaciones y con quienes aun no han nacido (Unceta, misma obra). Ese modelo es ademas, generador de crisis como la actual en las que se aprovecha para recortar derechos y al mismo tiempo generar nuevas “oportunidades de negocio” a partir de la privatización del estado.

Las crisis que genera el sistema son cada vez mas profundas y además de económicas van siendo ecológicas, sociales y acabarán siendo humanitarias porque el camino lógico del sistema es hacia el acaparamiento de más y más bienes comunes, tierras, agua…, en busca de ampliar beneficios.

LA CUESTIÓN DE LA SALUD

En este modelo de sociedad donde lo que prima es el consumo, la competitividad y el individualismo, el tratamiento dado a la salud y la enfermedad no podía separarse de esos valores.

Así como durante los siglos XIX y buena parte del XX había un cierto compromiso del liberalismo reformista de garantizar el derecho a la salud que dio lugar al llamado estado providencial, el cual hizo surgir los seguros sociales que representaban la idea de que mantener a la población sana tenía ventajas sociales y económicas. “La historia ofrece argumentos contundentes que demuestran que el reconocimiento de la salud como derecho ciudadano y su incorporación a la agenda política (las políticas de salud pública) fue uno de los principales agentes de transformación social y de mejora de las condiciones de vida de la población europea y que culminaron durante la guerra fría con la creación del estado de bienestar.” ( El precio de la enfermedad. Josep L. Barona, publico.es)

A pesar de que es un hecho universalmente aceptado que los indicadores de salud de una población constituyen un factor fundamental para medir el bienestar social mejor que otros indicadores económicos como la renta per cápita o el PIB, los niveles de consumo y otros, la aplicación de los principios del neoliberalismo, que comenzaron a implementarse ya en los años 70 y 80, pretende convertir la salud en otra mercancía más de la que obtener beneficios, de la que sacar rentabilidad económica más que social. En otra necesidad a resolverse cada uno por su cuenta en competencia con los demás.

El consumismo en el ámbito sanitario se ve en la excesiva medicalización, tecnificación y medicamentación de la salud. Hoy se confunde, e interesa hacer confundir, la salud con la atención médica que es donde es más fácil generar negocio y, por tanto, rentabilidad económica. Si el objetivo fuera la rentabilidad social, las inversiones irían destinadas a mantener los servicios de agua, alcantarillado públicos como garantía de calidad, se favorecería la educación en salud, etc que es lo que genera rentabilidad social.

Se hace imprescindible otro modelo de sociedad, otro modelo de desarrollo, porque todas las personas tiene derecho a mejorar sus condiciones de vida, a incrementar sus oportunidades para vivir la vida que desean.

Nota: Esta entrada es, de alguna manera, continuación de la primera de este blog y será continuada próximamente por mis ideas acerca de la nueva sociedad que habría que construir en la que el desarrollo fuera de verdad un aumento de las capacidades de las personas y no el mero crecimiento del PIB que no dice nada de la vida de los seres humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s