SANGREMOS AL HERIDO HASTA QUE YA NO QUEDE NADA.

20120904-205946.jpg

Desde mayo de 2010 en el que alguien, de repente, se dio cuenta de que era cierto que estábamos en crisis, los expertos cualificados y los “representantes” elegidos por nosotros se están dedicando en cuerpo y alma a sacarnos de ella. Están tan concentrados en su labor que no tienen tiempo de ver las consecuencias que el tratamiento está teniendo en el enfermo.

Una vez hecho el diagnóstico de que el enfermo tenía un exceso de gasto público, a todas luces equivocado, se ponen manos a la obra a sangrarlo, a recortarle los servicios que podían darle un poco de energía, a impedirle adquirir calorías a través del trabajo o el paro o las pensiones, a subirle los impuestos indirectos con lo que vivir, le cuesta más esfuerzo.

Resultado del tratamiento, el enfermo se queda anémico. Diagnóstico de los doctores, todavía hay demasiado gasto público, el enfermo ingresa demasiado, hay que recortar salarios y permitir que le echen del trabajo e insistir en lo anterior.Resultado, la anemia va a más y, sin embargo, se insiste en seguir sangrando al enfermo.

Lo peor es que además los doctores encargados del caso afirman que lo que están haciendo no les gusta, que no coincide con sus ideas y, sin embargo, persisten en un tratamiento que , a la vista está, no produce resultados, más bien al contrario, la enfermedad empeora.

Hoy los empresarios han insistido en la necesidad de “flexibilizar” más las relaciones laborales, el BCE insiste en los recortes y a Grecia le quieren imponer las semana laboral de 6 días y la reducción del salario mínimo, Rajoy afirmó que en 2013 no va a subir el IVA ni el IRPF, lo que quiere decir, según nuestra experiencia, que nos vayamos preparando para lo peor.

Lo único claro es que se va a insistir en el tratamiento, que parte de un diagnóstico equivocado, interesadamente equivocado, para imponer lo que su ideología neoliberal ha querido imponer desde hace años y que, ahora, utilizando la teoría del shock, nos están metiendo con embudo. El resultado viendo la evolución, evidentemente, es la muerte del enfermo si este se deja seguir tratando por unos médicos tan chapuceros o tan malintencionados como Mengele.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s