LA ATENCIÓN PRIMARIA DEBE SER EL EJE DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD REFORMADO

Para qué el SNS sea sostenible, potenciar la AP es imprescindible. Una AP basada en unos médicos de familia bien preparados como los españoles, a los que se debe dar el reconocimiento a la labor que realizan y a los que hay que convertir en el eje del sistema sobre el que se vertebre la atención sanitaria. Una AP que no es sólo atención a la enfermedad, ni mucho menos, sino que debe incluir la atención a la comunidad con el enfoque biopsicosocial en el que participen todos los profesionales que atienden a la comunidad, como trabajadores sociales, educadores de calle, maestros…..

Recomiendo el visionado del documental “6 minutos” y para ello os facilito un enlace, son poco más de 20 minutos y habla de la AP que tenemos y de la que necesitamos.

http://atensionprimaria.wordpress.com/2012/10/30/6-minutos-2/

Por otro lado, hace unos días, se celebró en Murcia una jornada sobre decrecimiento y sanidad y de ella ha surgido un manifiesto al que me adhiero totalmente y del que recomiendo su lectura. En mi opinión, recoge por dónde debe ir la reforma del SNS para que sea sostenible de verdad y para adaptarlo a las necesidades actuales y de futuro de nuestra sociedad.

http://www.nogracias.eu/wp-content/uploads/2012/10/MANIFIESTO-NoGracias-FARMACRITICXS-y-ReCIPS.pdf

¡Espero que hayáis disfrutado, como yo he hecho, de ambos enlaces!

20121031-164818.jpg

CARIDAD, AMANCIO ORTEGA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA

Ayer venía en la prensa tres noticias que llamaron mi atención de forma especial. Dos eran similares , dos personas que se suicidaron poco antes de ser desahuciados, parece que tal vez vayamos e irnos enterando de que estas cosas pasan no sólo en Grecia, que se va a romper el muro de silencio sobre los suicidios causados por la crisis.

La segunda era sobre los 20 millones que Amancio Ortega había donado a Cáritas a través de su fundación. Mi primera impresión fue la de que tampoco es para tanto, con todo lo que tiene, no parece demasiado, pero es la mayor donación que ha recibido Cáritas nunca o eso creí entender.

Algunos datos antes de opinar más en profundidad. Amancio Ortega tiene 3 SICAVs, Keblar, Alazán y Gramela, en 2007 con 1.114 mill. Pagó a hacienda un 1%. 11.1 mill. Si Amancio Ortega hubiese pagado el tipo general de IRPF un 23%( supongo que debería pagar más que eso, yo no gano ni me acerco al 1% de eso y pago más del 23%) debería haber pagado 255 millones de euros. Se ha ahorrado 244 millones de euros al año solo con sus SICAVs. Ha donado 20 millones y lo ha hecho a través de una fundación lo que supone que una parte de lo donado se lo podrá desgravar.

No conozco personalmente al señor Ortega, no sé qué tipo de persona es, así que mi opinión se dirige más a su imagen o a la de sus empresas. A mi me parece que lo que de verdad debe hacer si quiere contribuir en algo a salir de la crisis es relocalizar sus empresas, dejar de contratar trabajo esclavo, no usar paraísos fiscales si es que los usa (el 80% de las empresas del IBEX35 lo hacen) y pagar sus impuestos como cualquier otro español, todo lo que le corresponda, de acuerdo a sus ganancias como tenemos que hacer el común de los mortales que no podemos permitirnos una SICAV que no son otra cosa que auténticos paraísos fiscales dentro de España.

La existencia de estas fundaciones ligadas a las empresas, vienen siendo norma desde que la llamada Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se puso de moda hace unos años. La RSC no trata de modificar las prácticas de las empresas sino de cambiar la percepción que la sociedad tiene de ellas, un lavado de cara porque un cambio de valores no sirve de nada sin una transformación efectiva de las prácticas empresariales.

Es curioso que esto de la RSC se ha ido extendiendo a la vez que se iban eliminando y desregulando en favor de las transnacionales las normas ambientales, laborales y sociales y al mismo tiempo que se fortalecían los tratados de protección de las inversiones y la seguridad jurídica de sus contratos. Sin embargo, en la base de la RSC está la lógica de voluntariedad y los principios de unilateralidad y no exigibilidad jurídica y que suponen impedir, de facto, que haya mecanismos efectivos para el control de las empresas transnacionales.

Según la Fundación Entorno, miembro español del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (Coca Cola, Shell, BP, Unilever, Bayer ..) lo que habría que hacer es “abandonar los criterios paternalistas que se han mantenido en los últimos años en los que se contemplaba la cooperación al desarrollo como una ayuda a fondo perdido, en vez de como una oportunidad de negocio para las empresas y como una forma de crear inversión simiente con la base de la pirámide, que es el principio que se debe seguir”. No se trata de atajar las causas estructurales que promueven las desigualdades sociales, sino de gestionar y rentabilizar la pobreza de acuerdo a los criterios de mercado. Todas las estrategias de negocios inclusivos se despliegan con el propósito de incrementar el crecimiento económico y engordar las cuentas de resultados de las empresas transnacionales.

Hoy la idea general es la privatización, la búsqueda de “nichos de negocio” en cualquier actividad o en cualquier necesidad, la salud, la educación, la cooperación…. Las transnacionales se aprestan a seguir enriqueciendo a sus propietarios, que nunca tienen bastante, a costa de lo que sea, el medio ambiente, los derechos de los trabajadores, las tierras de los indígenas. Todo es susceptible de ser apropiado para obtener rentabilidad y en este proceso se usan conceptos como solidaridad, responsabilidad, sostenibilidad… vaciándolos de su contenido inicial con el único fin de seguir enriqueciendo al 1% de la población a costa del 99% restante.

LA SEMANA DE LA VERGÜENZA, UNA MÁS

Durante esta semana, hemos ¿celebrado? En días consecutivos, el día mundial de la alimentación (o del hambre) y el de la erradicación (más bien el de la creación y mantenimiento) de la pobreza. Siguiendo a Ziegler, pocas veces los occidentales han dado muestras de su hipocresía y ceguera ante el panorama de entre 37 y 100 mil muertos diarios por hambre.

Esta semana hemos podido, si hemos querido y aguantado, escuchar cifras y más cifras, datos estadísticos, los tertulianos que saben de todo habrán señalado probablemente culpables dependiendo de su ideología (¿hay más de una entre ellos?) y habrán dado soluciones.

Pero la realidad es tozuda y cada año por estas fechas, mientras nos dicen que no hay dinero para poner sobre la mesa los 50.000 millones de dólares por año para acabar con el hambre que pide la ONU, destinamos varios BILLONES a salvar la banca y qué más da cuantos en armas, si no os mata el hambre nos matarán las balas que tan generosamente compramos o vendemos.

El círculo vicioso de hambre y pobreza no necesita mucha explicación, con menos recursos, los pobres se alimentan peor, al alimentarse peor tienen menos capacidad de trabajar y por tanto ingresan menos salario. Esto es especialmente importante en las mujeres, más en las embarazadas, y en los niños que tendrán problemas de crecimiento y desarrollo, ya desde antes de nacer.

Tal vez sería mejor que se unieran los dos días internacionales, al menos así solo pasarīamos vergüenza un solo día.

20121020-084550.jpg

LA LIBERTAD SIN IGUALDAD, ¿ES LIBERTAD REAL?

20121014-114029.jpg

El índice Gini que mide el nivel de desigualdad en la sociedad, la diferencia entre las rentas de los más ricos y los más pobres de España, según datos de Eurostat, ha aumentado en más de dos puntos en los últimos cuatro años, de 31.3 a 34, y casi 4 desde 2004, el país europeo donde más ha crecido, más que Grecia o Portugal, sólo Irlanda se acerca a estas cifras.

Sabemos, según la experiencia de países con índice de desigualdad importante como USA y Reino Unido, que esta polarización de las rentas conducen a importantes problemas tanto sociales como sicológicos, desde la obesidad a la delincuencia pasando por la mortalidad infantil, las adicciones al juego y a las drogas, enfermedades metales y esperanza de vida. Más que la pobreza, la desigualdad es la causa de estas patologías según Wilkinson

El papel de un estado que se precie debe ser el de redistribuir las rentas para favorecer la igualdad de oportunidades para todos sus ciudadanos. La base para que esto sea posible es una política fiscal progresiva para que aquellos que ganan más, contribuyan más al sostenimiento de las políticas de redistribución, que fundamentalmente son los gastos sociales y entre ellos, los que más contribuyen a la igualdad de oportunidades son los de educación y sanidad.

No es baladí, pues que, junto con la disminución desde hace años de las rentas de trabajo sobre las de capital, los recortes actuales, achacados a la crisis, se hayan centrado especialmente en los gastos sociales y de forma muy importante en sanidad y educación.

La política de reducción de la carga impositiva de los diferentes gobiernos, incluso afirmando que es progresista reducirlos, ha llevado a una deficiente capitalización de los gastos sociales en España, y ahora, con la excusa de la crisis, se los descapitaliza aún más.

Lo cierto es que la idea de que no es el Estado el que debe hacer ese “esfuerzo” viene de lejos. El neoliberalismo afirma que cada ciudadano debe ser libre para hacerse cargo de su vida, incluyendo su salud y su educación y la de sus hijos, que el Estado no le puede imponer una educación, ni un seguro de salud que probablemente no necesita porque tiene buena salud, que la igualdad se obtiene de la capacidad individual y del esfuerzo de cada uno.

Sin embargo, el país en el que más se practica esa idea, los EEUU de América, la desigualdad es enorme, la mayor de los países avanzados, y las cifras de mortalidad infantil, esperanza de vida, criminalidad, enfermedades mentales…. están lejos de la mayoría de los países de sus características económicas, y además, su gasto en salud respecto al PIB es de los más elevados, y a pesar de ello, cada año muchas familias entran en bancarrota por problemas de salud que no pueden afrontar económicamente.

La idea que domina ahora, en España y Europa, es que hay que privatizar tanto la salud como la educación, directamente o a través de las llamadas Alianzas Público Privadas, dando por supuesto que la gestión privada es más eficiente, y que, allá donde se han ido poniendo en práctica como Escocia hace unos años y en Valencia, Murcia y Madrid, están demostrando todo lo contrario.

Para hacerlo más fácilmente asumible por la población, se dedican a deteriorar la escuela y la sanidad públicas a base de recortes, mientras se facilita las cosas a la escuela privada mediante desgravaciones y regalo de suelo público. Nos proponen, más bien nos imponen, un estado de bienestar tipo Estados Unidos con salarios y leyes laborales tipo China. En esa situación, la libertad real no existe.

Yo creo que la libertad se debe sustentar en la igualdad, que no hay libertad sin igualdad, ni solidaridad. No es libertad aquella que para disfrutarla tengas que pagarla. Por eso creo que sólo debiera haber educación y sanidad pública, y universal por supuesto, porque no creo que haya auténtica libertad si no la podemos disfrutar todos.

LA POLÍTICA DE AJUSTES INFLUIRÁ EN LA SALUD

«La injusticia social provoca la muerte de un número enorme de personas.» (Informe sobre determinantes sociales OMS)

La política de recorte de gastos sociales impuesta por la troica, que hoy parece gobernar más nuestro país que el propio gobierno, sin duda va a producir, y no a largo plazo, un importante efecto en la salud de los españoles.

Una de las medidas que más oposición ha encontrado entre los profesionales del SNS es la pérdida de la universalidad de la atención sanitaria por lo injusta y por lo ineficaz, porque no sólo no va a conseguir ahorrar sino que puede suponer más gasto en urgencias y en tratar enfermedades prevenibles,

Se excluye a los “ricos” porque en teoría se lo pueden pagar, pero a más ingresos, más contribución al sostenimiento del SNS que, no olvidemos, se financia con los impuestos, por lo tanto qué menos que darles los mismos derechos. A no ser que por detrás vengan desgravaciones de las cuotas a aseguradoras privadas y que, en el fondo, supondrán desinversión y deterioro del sistema público.

Por otro lado, se excluye a una parte de los más vulnerables, a los inmigrantes sin papeles y, de rondón, a una parte de los españoles que no han cotizado a la seguridad social (parados de larga duración, jóvenes que no han conseguido el primer trabajo..). De nuevo recordar que el SNS se financia con impuestos, no con cotizaciones y todos esos excluidos, cada vez que compran pan, toman una cerveza, pagan alquiler…. están contribuyendo al sostenimiento del SNS.

Pero hay un aspecto de los recortes que, aún no siendo directamente realizados a los gastos en salud, van a influir de forma importante en la salud y en el SNS. La caida en los presupuestos de gastos sociales hace que la estructura pública de las redes se esté adelgazando peligrosamente y es de prever que lo haga más. Entre los servicios en peligro se encuentran los socio-educativos de apoyo, los de prevención y atención de la drogadicción, los de educadores sociales y de calle, los de cuidados de ancianos, discapacitados y dependientes, los agentes de igualdad, los programas preventivos y de promoción de la salud.

Al debilitarse las redes sociales formales de apoyo se sobrecargarán aún más las redes informales, fundamentalmente las familias y muchas, en la actual situación de paro y disminución general de ingresos, no podrán ejercer de colchón. El Sistema Nacional de Salud necesita a las redes sociales para garantizar su sostenibilidad y solvencia.

Otro tema que influirá a más largo plazo en la salud de la población es el deterioro del sistema educativo. Porque el nivel educativo influye de manera importante en la salud. Un reciente informe ha calculado que si se evitaran los 1,2 millones de abandono escolar que hay cada año en USA (en España no hay estudios de este tipo), se ahorrarían durante los años de vida de esos estudiantes 17 billones de dólares. El informe plantea claramente desinvertir en sanidad para invertir en educación.

La política de ajuste estructural que las ONGD criticamos cuando se llevaban a cabo en lo que se llamaba entonces tercer mundo, en la crisis de la deuda externa, y que convirtieron los años 90 en la “década perdida para el desarrollo”, se están ejecutando de la misma manera ahora en Europa. No deberíamos esperar resultados diferentes a los que tuvieron entonces en los países empobrecidos, más pobreza, más desigualdad, más injusticia. Nos acercamos peligrosamente a una gran brecha social y económica entre ricos y pobres cuyos efectos serán catastróficos.

CAMBIO DE MODELO DE SOCIEDAD A GOLPE DE DECRETO

El día 25 de septiembre había una convocatoria para rodear el Congreso de los Diputados para hacer ver a los partidos gobernantes que ya estamos más que hartos, que no aceptamos más su servidumbre a los mercados, su venta de la soberanía nacional -¡que reside en el pueblo, no en ellos!- a la troica.

Una buena parte de los políticos que sólo pisan la calle cuando se bajan del coche oficial para entrar en el despacho también oficial, calificaron esa movilización de intento de golpe de estado y a los que detuvieron durante los incidentes posteriores pretendían acusarlos de delitos contra la seguridad del estado.

Sin embargo, el único golpe de estado, después del 23 F, que se ha dado en este país, tuvo lugar en agosto de 2011, cuando a toda prisa con nocturnidad y alevosía, los dos partidos mayoritarios se pusieron de acuerdo para modificar la constitución y obligarnos a pagar primero las deudas con los bancos antes que los gastos sociales. Desde entonces, una serie de medidas a cada cual más impopular e impuesta a golpe de decreto, ha ido profundizando en el golpe de estado, parafraseando a Machado golpe a golpe……, decreto a decreto.

Los recortes en salud y educación, en dependencia, en pensiones, las modificaciones previstas de la ley del aborto, del código penal y la última ocurrencia de modular el derecho de manifestación constituyen a mi parecer un auténtico golpe de estado. Según la constitución, España se constituye en Estado Social de Derecho, tras todas estas medidas pasará a ser un Estado Sin Derechos Sociales, y sin Derechos Políticos a nada que nos descuidemos.

Quiero señalar, porque me toca de cerca, la política de cooperación. A la luz de los presupuestos presentados la semana pasada, es una política declarada e extinguir. La reducción en los últimos dos años del 70% en el presupuesto de la AECID, es una declaración de intenciones y una muestra del cambio de modelo de estado, de sociedad, que se está imponiendo con la excusa de la crisis.

Tan sólo hace unos años, en 2007, todos los partidos presentes en el parlamento firmaron el pacto nacional de cooperación, que ratificaban el compromiso de todo un país con el desarrollo humano, lo que se había venido traduciendo en un aumento progresivo de la presencia e influencia de España en los principales organismos multilaterales y en los grandes debates sobre el futuro del mundo: la lucha contra el hambre, el acceso a la educación básica, el acceso a agua potable, la igualdad entre mujeres y hombres en el mundo..

El abandono de esta línea de acción gubernamental junto con el deterioro por los recortes en sanidad, educación, dependencia…. suponen la puesta en marcha de la que siempre ha sido la ideología neoliberal, que el estado desaparezca para que sea la iniciativa privada la que gestione los recursos por una supuesta mejor capacidad y eficiencia que aún está por demostrar, y que para cuando podamos comprobar que no es así, ya será tarde, ya se habrán hecho con todo y la vuelta atrás será una quimera.