LA POLÍTICA DE AJUSTES INFLUIRÁ EN LA SALUD

«La injusticia social provoca la muerte de un número enorme de personas.» (Informe sobre determinantes sociales OMS)

La política de recorte de gastos sociales impuesta por la troica, que hoy parece gobernar más nuestro país que el propio gobierno, sin duda va a producir, y no a largo plazo, un importante efecto en la salud de los españoles.

Una de las medidas que más oposición ha encontrado entre los profesionales del SNS es la pérdida de la universalidad de la atención sanitaria por lo injusta y por lo ineficaz, porque no sólo no va a conseguir ahorrar sino que puede suponer más gasto en urgencias y en tratar enfermedades prevenibles,

Se excluye a los “ricos” porque en teoría se lo pueden pagar, pero a más ingresos, más contribución al sostenimiento del SNS que, no olvidemos, se financia con los impuestos, por lo tanto qué menos que darles los mismos derechos. A no ser que por detrás vengan desgravaciones de las cuotas a aseguradoras privadas y que, en el fondo, supondrán desinversión y deterioro del sistema público.

Por otro lado, se excluye a una parte de los más vulnerables, a los inmigrantes sin papeles y, de rondón, a una parte de los españoles que no han cotizado a la seguridad social (parados de larga duración, jóvenes que no han conseguido el primer trabajo..). De nuevo recordar que el SNS se financia con impuestos, no con cotizaciones y todos esos excluidos, cada vez que compran pan, toman una cerveza, pagan alquiler…. están contribuyendo al sostenimiento del SNS.

Pero hay un aspecto de los recortes que, aún no siendo directamente realizados a los gastos en salud, van a influir de forma importante en la salud y en el SNS. La caida en los presupuestos de gastos sociales hace que la estructura pública de las redes se esté adelgazando peligrosamente y es de prever que lo haga más. Entre los servicios en peligro se encuentran los socio-educativos de apoyo, los de prevención y atención de la drogadicción, los de educadores sociales y de calle, los de cuidados de ancianos, discapacitados y dependientes, los agentes de igualdad, los programas preventivos y de promoción de la salud.

Al debilitarse las redes sociales formales de apoyo se sobrecargarán aún más las redes informales, fundamentalmente las familias y muchas, en la actual situación de paro y disminución general de ingresos, no podrán ejercer de colchón. El Sistema Nacional de Salud necesita a las redes sociales para garantizar su sostenibilidad y solvencia.

Otro tema que influirá a más largo plazo en la salud de la población es el deterioro del sistema educativo. Porque el nivel educativo influye de manera importante en la salud. Un reciente informe ha calculado que si se evitaran los 1,2 millones de abandono escolar que hay cada año en USA (en España no hay estudios de este tipo), se ahorrarían durante los años de vida de esos estudiantes 17 billones de dólares. El informe plantea claramente desinvertir en sanidad para invertir en educación.

La política de ajuste estructural que las ONGD criticamos cuando se llevaban a cabo en lo que se llamaba entonces tercer mundo, en la crisis de la deuda externa, y que convirtieron los años 90 en la “década perdida para el desarrollo”, se están ejecutando de la misma manera ahora en Europa. No deberíamos esperar resultados diferentes a los que tuvieron entonces en los países empobrecidos, más pobreza, más desigualdad, más injusticia. Nos acercamos peligrosamente a una gran brecha social y económica entre ricos y pobres cuyos efectos serán catastróficos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s