EL AÑO DEL NO QUERER

Hoy hace un año que el Partido Popular ganó las elecciones y obtuvo mayoría absoluta para llevar adelante el programa con el que se presentó ante los españoles y que básicamente consistía en no hacer justo lo que están haciendo.

Entre la herencia recibida al principio y el choque con la realidad de después, Mariano Rajoy ha encontrado las excusas necesarias para llevar adelante una política de corte marcadamente neoliberal que, al menos hasta el momento, sólo ha conseguido empeorar la situación económica del país en su conjunto y del 99% de los españoles.

La percepción más generalizada entre los españoles, según las encuestas, es que las acciones del gobierno ni se justifican por factores ajenos al control del gobierno, ni son medidas adecuadas para alcanzar un futuro mejor. Al contrario, la idea más extendida es que los recortes tienen un marcado carácter ideológico y responden a una voluntad (que no necesidad) de adelgazar el Estado de Bienestar, que es lo que siempre han defendido los neoliberales, obedientes a las ideas de la escuela de Chicago que ya dio muestras de su capacidad de solucionar los problemas de un país en el Chile de Pinochet y la Argentina de Videla.

La destrucción sistemática de las conquistas sociales que tantos años de luchas populares habían logrado, no es una necesidad impuesta por una supuesta realidad como defiende la troica, el gobierno y los medios de comunicación afines vendidos a los grandes grupos de presión.

Los famosos mercados que imponen sus deseos al mundo entero a base de crear el miedo con su prima de riesgo, calificación como bono basura (que no supieron dar a las hipotecas de lehmann brothers), competitividad, límites de endeudamiento, etc son los que con sus manejos originaron el desaguisado que nos ha llevado a esta situación y, paradójicamente, son los que nos dicen cómo salir del hoyo y parece ser que según ellos, la mejor manera es seguir cavando, mientras ellos se llevan la tierra que vamos sacando del fondo.

La combinación de la crisis financiera global con la ruptura de la burbuja inmobiliaria que ningún gobierno de derechas o izquierdas quiso desinflar, junto a una política fiscal estúpida, injusta y nada progresiva hicieron pasar a España de la Champion Ligue a la segunda B en un visto y no visto.

Nuestros gobernantes quisieron creer que los ingresos fáciles de la burbuja inmobiliaria iban a ser para siempre y se dieron a la bacanal de ver quién la tenía más grande (el auditorio, el museo, el aeropuerto, la estación del AVE…..) mientras se dedicaron a reducir los ingresos que vía impuestos hubieran debido ser los que sostuvieran nuestro estado de bienestar, de medioestar todavía, porque o daba votos o era progresista.

Ahora, la realidad de la ruptura traumática de la burbuja inmobiliaria y de obras públicas, junto al enorme paro que ha ocasionado y sigue ocasionando, les ha hecho enfrentarse a una reducción enorme de los ingresos y como solución solo ven los recortes de gastos sociales que se desvían a la banca que, mientras tenía enormes beneficios, nunca los repartió con la gran mayoría de nosotros.

20121120-200410.jpg

Pero todavía quieren ir más lejos, los recortes les parecen poco, todavía quieren más, quieren quedarse en propiedad con, y sacar beneficios de, todo lo que hemos levantado en común, con nuestra sanidad pública, nuestra educación, nuestras pensiones, nuestra solidaridad en forma de fondos para cooperación al desarrollo y ayudas a la dependencia, las becas, etc. Nada es suficiente, lo quieren todo y no pararán hasta que lo consigan o hasta que les hagamos frente.

Porque hay alternativas, por supuesto que las hay y cada día más gente las está buscando y encontrando, aunque no es fácil que aparezcan en los grandes medios cuyo interés es que las cosas sigan como hasta ahora. Hoy más que nunca es imprescindible la solidaridad entre todos los afectados, los sanitarios y los pacientes, los profesores y los alumnos, los parados y los que tenemos trabajo, los dependientes y sus cuidadores y familiares….. Cada sector puede luchar por sus reivindicaciones pero sin perder de vista que al final la lucha es común y esa es la vía para lograr algo, como hemos podido ver con la campaña contra los desahucios que, al menos, ha hecho moverse a los dos partidos “gobernantes”, aunque aún el resultado es, como poco, exiguo e indignante.

20121120-200337.jpg

En fin este ha sido el año del no querer, porque, a las pruebas me remito, este gobierno en ningún momento ha querido sacarnos de la crisis, en ningún momento ha querido reducir el paro, en ningún momento ha querido reducir los sufrimientos de tantos y tantos. Lo que este gobierno ha querido y sigue queriendo es entregarnos atados de pies y manos a los mercados, quiere que hagan negocio con nuestras necesidades y nuestros derechos, con nuestro presente y nuestro futuro, pero no se lo vamos a permitir.

Anuncios

Un pensamiento en “EL AÑO DEL NO QUERER

  1. si esto sigue asi volveremos al ”’estañador y paraguero”” y la lata para brasero con erraj,yo ya me he preparado el ladrillo refractario para calentarme la cama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s