UNA SEMANA IMPORTANTE

Esta semana, aparte del fútbol, han pasado dos cosas que son, me parece a mi, muy importantes. Una de ellas lo es de verdad y la otra se le ha dado tanta importancia que debe tenerla pero a mi me importa menos. Me refiero, en ese orden de importancia, a la sentencia del Tribunal Europeo de Luxemburgo sobre la ley hipotecaria española y a la elección del nuevo Papa. Empezaré por la segunda.

Los “vaticanistas”, como he oído decir a alguien, son los nuevos economistas. No sólo ninguno acertó en la quiniela, sino que cuando ya todos sabíamos quién era el elegido, todos asumían no que se hubieran equivocado, ¡eso no puede pasar!, sino que dado que en la anterior ocasión fue segundo, en esta era claramente papable. Ya digo, como los economistas, acepto esto y lo contrario y nunca me equivoco.

20130316-095658.jpg

La supuesta importancia universal de esta elección ha llenado páginas y páginas de diarios y horas de telediarios y de debates televisivos, radiofónicos y demás, en las que sesudos analistas, de esos que daban por hecho al Papa Scola o al germano-brasileño, nos han dado las pautas que va a seguir el papado basándose en la personalidad del cardenal Bergoglio y en el nombre que ha elegido y muchos lo definen como progresista. Si un cardenal de la iglesia católica, institución inmovilista, machista, homófoba, retrógrada y represiva como casi ninguna, pudiera ser progresista es como para admitir al ministro Wert en Izquierda Unida.

Dicen que va a ser un Papa de los pobres, ¿acaso va a vender las riquezas del Vaticano para repartirlas entre los pobres, como proponía Francisco de Asís?, ya sé que esto es muy demagógico, pero sería lo suyo, no? A lo mejor lo que hace es cumplir la máxima evangélica de al Cesar lo que es del César…. y hace que la iglesia española, por ejemplo, se autofinancie y pague todos sus impuestos y no que viva de los nuestros.

No creo que este ni ningún otro Papa vaya a aportar nada nuevo a la humanidad, puede que a lo sumo limpie la institución eclesiástica de pederastas y corruptos y quizá se quede sólo si lo hace, pero no espero que vaya a cambiar la postura oficial sobre el uso del preservativo para evitar el SIDA, ni sus ideas sobre salud sexual y reproductiva con el aborto incluido, ni sobre el matrimonio homosexual, ni sobre casi nada que afecte, de verdad, a la vida diaria de las personas.

20130316-095756.jpg

La sentencia del tribunal de Luxemburgo sobre la ley hipotecaria española me parece a mi que es, hoy por hoy, mucho más importante por dos razones. La primera, porque va a permitir a los que van a ser desahuciados, y a los que ya lo han sido, defenderse de los abusos bancarios, va a permitir a los jueces dar algo de seguridad jurídica a los más débiles en estos procesos y ya iba siendo hora.

La segunda razón, y no menos importante a mi juicio, es que nos permite ver cuán alejados de las necesidades reales de los gobernados han estado y están nuestros gobernantes y, de paso, las instituciones europeas. Una normativa, de obligado cumplimiento, dictada en 1993, que en 1998 funcionarios de la UE certificaron que España cumplía bien, resulta que ahora, 20 años después, hay un tribunal que afirma lo contrario. ¿Dónde están las dimisiones de políticos españoles, funcionarios europeos, parlamentarios de todo color y condición? ¿Dónde están, al menos, las peticiones de perdón por parte de todos aquellos que debían haber aplicado la norma o velar porque se cumpliera y se la pasaron por…?

La indignación es mayor si la comparamos con la rapidez con que se apuntan a reformas constitucionales y aplicación de normas que benefician a los de siempre, a los poderosos, a los que desde todos los gobiernos están dispuestos a entregarnos atados de pies y manos por cláusulas abusivas, según la sentencia, que benefician a la parte poderosa de la transacción en aras de su seguridad jurídica, la de los consumidores les importa una mierda.

20130316-095845.jpg

Anuncios

3 pensamientos en “UNA SEMANA IMPORTANTE

  1. Hola Eduardo,

    Los que nos sentimos con confianza en Jesus y en el evangelio, entendemos que la Iglesia es la comunidad de cristianos, (incluyendo entre ellos a cardenales y obispos), pero todos iguales en dignidad, todos imagen de Dios y todos hermanos. Los cristianos cometemos muchos errores no cabe duda y está bien en resaltarlos para así poder hacerlos frente, también algunos aciertos seguro.

    Que Francisco haga un buen servicio a la comunidad de cristianos y de paso a todos sus hermanos de este planeta. Los demás cristianos lo intentaremos también.

  2. Los que nos sentimos con confianza en nosotros mismos y en el bien común entendemos que la Iglesia es una institución con la que no tenemos absolutamente ninguna afinidad. Claro que todos los cristianos cometen muchos errores, las personas de otras religiones también cometen errores e incluso los ateos cometemos errores. Pero los errores de la Iglesia creo que son imperdonables, incluso para el Dios al que adoran y que dicen que les perdona todo.
    Gracias Eduardo por tu blog, completamente que acuerdo con tu artículo

    • Gracias a los dos por vuestros comentarios, por otra parte dispares en buena medida.
      Como los dos decís, ninguno estamos libres de errores, no sabría decir yo cuáles son más graves si los de los cristianos o los de los ateos. Lo que tengo claro es que los ateos no podemos caer en los errores que han cometido otros antes, tratando de suponer que nos asiste “la razón y la verdad” únicas.
      Lo verdaderamente importante es que creyentes y no creyentes podamos colaborar en conseguir un mundo mejor para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s