Todos tenemos un compromiso con el tiempo que nos toca vivir

Voy por primera vez a “rebloguear” partiendo del blog de medicusmundimadrid, porque se trata de mi primera entrevista tras ser elegido presidente de la Federación de Asociaciones de Medicusmundi España. La elección que han hecho para el título me ha parecido especialmente buena porque expresa, de verdad, lo que siento. Muchas gracias a Fran, sobre tod por la publicación y a Laura de Aragón por haber hecho la entrevista.

El blog de medicusmundi madrid

En la última asamblea de medicusmundi, celebrada en Teruel el pasado 21 de junio, el presidente de la organización, el doctor Enrique Revilla, hizo pública su decisión de cesar en el ejercicio del cargo, sin perjuicio de su firme intención de seguir vinculado al proyecto y prestarle todo su apoyo como un voluntario más.

En este mismo acto, la Asamblea designó a Eduardo García Langarica como nuevo presidente de la ONG. Eduardo es médico, titular de Atención Primaria en la localidad de Salvatierra/Agurain, se incorporó a medicusmundi Álava en 1992, donde participó en la formación de la Federación de Asociaciones Medicus Mundi España.

Además de haber viajado a países como Perú, Nicaragua y Mozambique para la realización de distintos proyectos de cooperación, ha participado en la Junta de Gobierno de la coordinadora de ONGD de Euskadi y es el impulsor de numerosos artículos y actividades relacionadas…

Ver la entrada original 1.107 palabras más

Anuncios

PERSIGAMOS LO IDEAL NO NOS CONFORMEMOS CON LO POSIBLE

Los resultados electorales del 25 de mayo, además del hundimiento del bipartidismo surgido de la transición (nada ejemplar como gusta decir al prof. Navarro) y la subida de IU y EQUO, junto al lanzamiento de PODEMOS, suponen para mi la apertura de una ventana de oportunidad para que, por fin, se pueda hacer otra política.

Justo cuando estoy escribiendo esto, el rey ha presentado su renuncia y abdicación en su heredero, lo que seguramente es una muestra más de lo mal que lo está pasando el régimen actual, que necesita una lavada de cara en la figura del jefe del estado al que cada día que pasa le crecen más los enanos en forma de escándalos y sospechas de corrupción.

/>20140602-201042-72642166.jpg

Parece que si algo consiguió el movimiento 15-M ha sido repolitizar a la gente. Nos parecía difícil creer posible cambiar las cosas porque han creado un sistema basado en que pensemos que sólo podemos votar entre lo malo y lo peor, en hacernos creer que personajes como Floriano, Bañez, Cospedal, Bárcenas y Carromero, o Felipe, Zapatero y Blanco eran mejores que nosotros para hacer política y han tenido que surgir Ada Colau, los yayoflautas, las mareas de diferentes colores o los candidatos surgidos de unas primarias abiertas en PODEMOS o PRIMAVERA EUROPEA para que veamos que la gente corriente puede hacer política. Al fin parece posible que la gente corriente participe directamente en la mejora de sus vidas, porque esto es hacer política y no otra cosa.

En una entrada de hace casi dos años, decía que, en mi opinión, las ONG debíamos participar en las movilizaciones contra los recortes de derechos impuestos por la troika y aplaudidos por el gobierno. En otra entrada posterior, decía que tenemos que tomar partido hasta mancharnos las manos en defensa del derecho a la salud, la educación, el trabajo digno, la vivienda….

Tenemos que aprovechar la ventana de oportunidad abierta para, más allá de movilizarnos para protestar en la calle, empezar a construir la alternativa al neoliberalismo. Tenemos la obligación de participar en la construcción de un bloque social democrático para mejorar la vida de las personas y con aspiraciones a gobernar. Para ello se necesita unidad y novedad. Unidad entre todos los que queremos cambiar las cosas y novedad en el sentido de hacer algo nuevo que ilusione y movilice al 99% que no se está beneficiando de esta crisis.

A este bloque social cada uno, partidos, movimientos sociales, ONGs, sindicatos, personas independientes podemos aportar lo que nos une, la defensa de los derechos humanos, que es mucho más que lo que nos separa, personalismos. Porque ya no se trata de crecer cada uno sino de vencer entre todos, porque de esta forma no sumamos, multiplicamos.

20140602-201630-72990157.jpg

Desde mi óptica como sanitario e implicado en la cooperación al desarrollo, algunos aspectos clave a incluir en el programa debían ser:

1. Defender el derecho a la salud y a la Cobertura Sanitaria Universal sin discriminación por ningún motivo como su género, edad, orientación sexual, religión, capacidad económica u origen geográfico.

2. Defensa de los sistemas públicos de salud, centrados en la Atención Primaria de Salud y financiados con políticas fiscales progresivas y solidarias en la que los más ricos financien a los más pobres y los más sanos a los más enfermos, e incluyendo impuestos a las transacciones financieras y sanciones a los que usen paraísos fiscales para eludir impuestos.

20140602-201852-73132031.jpg

3. Apoyar el objetivo de que el 0,7 % de la Renta Nacional Bruta vaya a la ayuda oficial para el desarrollo (AOD) y trabajar para revertir los recortes en la AOD para salud.

4. Aplicar la legislación de salud pública que imponga la obligación de estudiar el impacto en la salud de todas las políticas.

5. Impedir acuerdos como el de libre comercio USA-UE que se está negociando en secreto y asegurar que ninguna política europea ponga barreras para el acceso a medicamentos que salvan vidas ni a medios diagnósticos.

Lo mismo se puede decir del derecho a la educación, a la vivienda, al trabajo digno. Así que en resumen se podría hacer seguramente un programa muy sencillo y breve en el que la defensa real del ejercicio y exigibilidad de todos los derechos humanos a través de políticas públicas, no mercantilizándolos, seguro que nos une a pesar de que hoy esta sencilla apuesta resulte ser de lo más revolucionaria.