LA MATANZA DE ORLANDO ES VIOLENCIA MACHISTA

La matanza en el club Pulse de Orlando en la que murieron más de 50 personas y otras tantas resultaron heridas está provocando algunos debates interesantes. 

Más allá de la utilización hipócrita por parte del exalcalde de la ciudad donde vivo, para desacreditar a otro partido político al que, de paso, acusó falsamente de financiarse a través de Irán donde se cuelga a los homosexuales de una grúa, cuando ese mismo político no dijo nada cuando varios ministros del gobierno de su partido fueron en septiembre pasado a Teheran acompañando a empresarios (¿quizás, entre otras cosas, a vender grúas?). Por otro lado no es la primera vez que este político utiliza de forma torticera afirmaciones falsas para conseguir votos favoreciendo actitudes racistas, así que no debemos sorprendernos por eso ni de que use de forma rastrera su conocida condición de homosexual para repartir carnets de hipócritas a los demás. En fin, dime de lo que presumes…..

Decía que se han abierto algunos debates interesantes. Uno en relación con el arma usada en la masacre, que fue llevada a cabo con un AR-15, un fusil automático. Estas armas tienen la capacidad de disparar cientos de balas por minuto y permiten al asaltante matar a escala industrial, rociando a sus víctimas con plomo caliente y fuego y que el asesino había comprado de forma legal una semana antes del atentado. ¿Cómo es posible que nadie pueda comprar un arma de esas características “Legalmente”? ¿Qué idea de la libertad hay que tener para defender que pueda venderse armas de ese calibre? ¿Qué utilidad puede tener? Desde luego a mí se me escapa. En este caso el debate es acerca de la regulación de la venta de armas en Estados Unidos, pero no tengo esperanza de que ese debate llegue a buen puerto, es decir a que se limite.

En vista de que el asesino es de origen afgano y de religión islámica, de que el Estado Islámico rápidamente reivindicó el asalto como propio y a pesar de que el FBI no da demasiada credibilidad a la adscripción de este criminal al ISIS, no se ha tardado demasiado en declararlo como crimen yihadista y no como crimen por odio sexual, por homofobia. De paso, de esta manera podemos seguir favoreciendo la islamofobia. Es más cómodo a nuestra sociedad asumir que alguien de fuera, algún otro externo invasor nos ataca, es nuestro enemigo, que aceptar que la homofobia existe y provoca muertes.


Y además de asumir que existe y que provoca muertes, hay que asumir que no vino de la mano del islam, que las declaraciones de algunos cardenales como Cañizares sobre el imperio gay, que mensajes como el del Gobernador de Texas diciendo algo así como que quien ofende a Dios debe atenerse a las consecuencias, culpabilizando a las víctimas y tantas y tantas actitudes diarias que no criticamos, permitan la creación de un caldo de cultivo que favorecen ataques menores a parejas gays en la calle o al acoso en los colegios, a los insultos machistas en el deporte…

Pero lo cierto es que si el asesino hubiera sido cristiano, su religión no sería relevante, solo su homofobia, pero si lo hace un musulmán lo único relevante es su religión, con lo que de alguna manera se discrimina a los gays porque se les niega su condición de víctimas de odio sexual. Lo cierto es, en mi entender, que los mató un asesino de ideas yihadistas pero por su condición de homosexuales y que tanto da que el asesino sea de religión islámica o cristiana, en la raíz de estas muertes está el machismo de esta sociedad heteropatriarcal que tanto discrimina y no protege a las mujeres por serlo como a tantos hombres por tener una sexualidad diferente.En una sociedad patriarcal, es terrorismo cuando mata un yihadista pero no cuando mata un machista. 

Debemos dejar de hablar de violencia de género para definitivamente reconocer que todas estas violencias son iguales, parten de la misma raíz y llamarlas por lo que son, VIOLENCIA MACHISTA.

Anuncios

ÚLTIMA LLAMADA

Durante esta semana apareció en diversos medios un manifiesto firmado por más de doscientos científicos, activistas sociales, políticos y ecologistas llamando la atención sobre la cada vez más urgente necesidad de poner sobre el tapete, que entre en la agenda política de una vez, la parte de la crisis a la que casi nadie hace caso, la ecológica.

20140711-192752-70072615.jpg

Desde la primera entrada de este blog me posicioné por un cambio radical del modelo de desarrollo y en otras entradas posteriores fui ampliando las ideas sobre este modelo y como debiera ser el nuevo y sobre la falacia del desarrollo sostenible. (Ver aquí, aquí, aquí, aquí y por fin aquí)

Dos días después de la aparición del manifiesto, en el blog que lo sustenta aparece una entrada de Marga Mediavilla, una de las firmantes iniciales que os aconsejo leer, incluso los enlaces que aparecen en la misma.

20140711-192950-70190306.jpg<br /

Luego os ánimo a firmar el manifiesto si no lo habéis hecho todavía y para terminar, hoy voy a ser breve, añadir algo que Marga Mediavilla dice en respuesta a un comentario en esa entrada del blog:

"A mi simplemente me gustaría proponer a todxs los que os habéis sentido tocados que centraseis las respuestas en una reflexión personal ¿cómo podría ser mi vida, mi trabajo, mi forma de consumir o de moverme en un futuro ideal? Necesitamos diseñar otra forma de vivir, y ninguno tenemos las recetas.

Si tuviera que escoger dos cosas importantes en este momento diría dos: divulgarlo (mucho y especialmente entre gente no concienciada) y soñar-diseñar otra forma de vida."

20140711-192950-70190535.jpg

FILIPINAS Y EL PRESTIGE DEMASIADAS COINCIDENCIAS

Esta semana han coincidido en los medios de comunicación, al menos los españoles. El Prestige puede que no interese fuera de aquí aunque debiera hacerlo. A pesar de que sucedieron tan lejos en el espacio, casi en las antípodas, y en el tiempo, 13 años, han coincidido en los medios en la misma semana.

Pero además ambas tienen más coincidencias. Especialmente porque las dos reflejan las consecuencias de una misma manera de entender el mundo y cómo debe regirse la economía. Ambas son consecuencia de un capitalismo depredador de recursos, de apropiación de bienes, que debieran ser comunes, para beneficio propio y de nulo interés por proteger el planeta para poder seguir viviendo en él y de legarlo a las generaciones venideras en buen estado, con la lógica del máximo beneficio en el menor tiempo posible, como si no hubiera mañana.

La sentencia del Prestige ha venido a decir que ni la irresponsabilidad ni la incompetencia son responsables de los daños que se hizo a miles de kilómetros de costa, a la pesca, a las aves marinas petroleadas, a los pescadores que tardaron meses en poder volver a pescar o a recoger marisco, etc.

20131117-100749.jpg

La irresponsabilidad de transportar la muerte en barcos que debieran estar desguazados, bajo banderas de conveniencia, con tripulaciones de conveniencia, dejando regueros de fuel a su paso, con la lógica de la menor inversión para el mayor beneficio no es responsable de los daños que sus acciones provoquen. ¿Cómo iba a serlo si las leyes protegen que se continúe usando bienes comunes como el aire, el agua de los ríos y los mares para echar su contaminación a ningún coste más que para los que debemos sufrirla?

La incompetencia de unas autoridades políticas que se dedicaron a marear la perdiz, o el jabalí porque a algunos les pilló cazando, haciendo que un barco dañado y perdiendo fuel peregrinara adelante y atrás hasta que las vibraciones de los motores y el oleaje lo partieron en dos y provocaron lo que todos recordamos, no es tampoco responsable. ¿Cómo iba a serlo si son los que hacen las leyes demasiadas veces a su conveniencia o a las de las grandes empresas que luego les colocan muy bien remunerados?

20131117-100908.jpg

En Galicia se ha declarado culpable al mar y a la fatalidad.

En Filipinas tampoco habrá responsables. Miles de personas habrán vuelto a morir en balde. Cientos de miles lo habrán perdido todo por nada. Durante unos días estará en las primeras páginas de los periódicos, abrirá los informativos. Unas semanas se hablará de Filipinas en foros internacionales, se pondrá en marcha la maquinaria del capitalismo filantrópico, se movilizarán recursos para ayudar a los damnificados y se comprometerán miles de millones de dólares y de euros que luego no llegarán y buena parte de los que lleguen irán a los bolsillos de los de siempre. Pero no habrá responsables. ¿Cómo iba a haberlos si el aumento de desastres naturales ligados al cambio climático ni siquiera es reconocido por todos los gobiernos que son, además, incapaces de hacer algo más que gestos para la galería para frenarlo?

20131117-101007.jpg

En Filipinas ni siquiera se declararán culpables, sólo la fatalidad es responsable.

Otra coincidencia de ambos casos es que aunque no haya responsables, excepto el océano en un caso y la fatalidad en el otro, alguien va a pagarlo. En ambos casos van a hacerlo los que siempre lo hacen. Los daños por irresponsabilidad e incompetencia del Prestige los vamos a pagar los contribuyentes españoles que, como es bien sabido, no son precisamente los ricos de este país y en Filipinas lo van a pagar, como siempre, los pobres porque quién coño les manda vivir allí donde la fatalidad les va a acabar por llevar una desgracia “imprevista” como esta.

Para acabar, una última coincidencia en ambos casos. Dado que provocar todo esto sale gratis a los auténticos responsables, cabe hacerse una pregunta, ¿cuándo y dónde va a volver a pasar? Ojalá que el deseo que expresaba en su día, y sigue expresando hoy, la plataforma NUNCA MAIS se haga realidad, pero hoy por hoy lo único seguro es que va a volver a pasar, porque sin responsables no se aprenden las lecciones que nos va dando la naturaleza.

AHORA LO LLAMAN “SOCIEDAD PARTICIPATIVA”

Poco a poco los poderosos se van apropiando de términos y palabras, que hasta ahora tenían un sentido progresista, los vacían de su contenido primordial y le van dando otro significado contrario al inicial.

No me refiero a decir por ejemplo que los salarios en España crecen moderadamente o que los pensionistas no van a perder poder adquisitivo con la reforma de las pensiones y añadir que se van a ahorrar 33.000 millones de €uros en los próximos años. No, eso son directamente mentiras que, con desfachatez e indecencia, nuestro gobierno trata de vendernos a través de los medios antiperiodísticos afines.

A lo que me refiero es al uso de términos como sostenibilidad, progreso, desarrollo y el último, de momento, es PARTICIPATIVO.

Parece ser que allá por los Países Bajos hay un gobierno, supuestamente de centroizquierda que le escribió un discurso al rey de dicho país en el que daban el pistoletazo de salida a la idea de la sociedad participativa.

Cualquier persona con sensibilidad democrática aplaudiría la idea, ¿quién puede oponerse a que se avance en la participación de la ciudadanía? ¿No es eso lo que se pide desde los movimientos sociales, que podamos participar más, mucho más allá que votar cada cuatro años? Pues no, no se trata de eso.

De lo que se trata es de dar un paso más en la destrucción del estado, ya no de reducirlo sino de desmantelar todo aquello que el estado podría tener de redistributivo. “El Estado de bienestar clásico desaparecerá” y será sustituido por una sociedad “en la que todos los que tengan capacidad para ello, deberán asumir sus responsabilidades para su propia vida y la de su entorno”. Vamos que cada palo aguante su vela y el individuo centro de todo, medida de todo.

20131010-190129.jpg<br /

Hay que tener valor para llamar participativa a una sociedad basada en la estricta responsabilidad individual ante los riesgos sociales. No deja de ser curioso que el término hasta sido acuñado en los Países Bajos, donde hace ya unos años privatizaron el Servicio de salud y no sólo no ahorran, más bien lo contrario, ni mejoran sus niveles de salud. Ahora en vista del éxito (seguro que algunos se han enriquecido mucho y esa es la medida del éxito) pretenden seguir hasta el final la senda de las privatizaciones aprovechando que la crisis permite justificarlas como inevitables.

La llamada sociedad participativa no deja de ser uno más de los eufemismo que los ideólogos del neoliberalismo van imponiendo, tratando de lograr la resignación ciudadana ante la supuesta inviabilidad del estado de bienestar. Un nuevo eufemismo que trata de ocultar la realidad de aumento de desigualdad y crecimiento de la pobreza, recorte de prestaciones sociales, restricción de desarrollo democrático, limitación de la negociación colectiva. Un nuevo eufemismo que esconde los intereses mercantiles por privatizar nuestros derechos y convertirlos en mercancías a mayor gloria de sus cuentas de resultados.

Es, en fin, un paso más en la contrarreforma (¿cuándo empezarán a llamarla revolución?) de la sociedad desde un planteamiento interclasista, integrador, solidario y redistributivo a esta sociedad clasista, individualista, competitiva y dualizadora.

Ya que nos piden participación, démosles participación, en la calle, en las elecciones, por todos los medios. Démosles lo que se merecen, enseñémosles el camino de salida y defendamos lo que es nuestro, nuestros derechos y los de las generaciones que nos van a seguir.

20131010-190326.jpg

TOMAR PARTIDO HASTA MANCHARSE

Tomo el título del poema de Gabriel Celaya. “la Poesía es un Arma Cargada de Futuro , de la que también tomo la idea de que nuestras acciones, el poema dice cantares, no pueden ser sin pecado un adorno.

Las medidas que toman los gobiernos para, según dicen, sacarnos de la crisis están suponiendo para las ONG de cualquier tipo, sociales, culturales, de desarrollo, una amenaza por los recortes en la financiación a la que hasta ahora hemos estado acostumbrados. Sin embargo, a mi me parece que podemos, y debemos, aprovecharla como una oportunidad de volver a lo que, tal vez, nunca debimos dejar de ser.

Instalados en la comodidad de las subvenciones, hemos olvidado en gran medida nuestros orígenes como sociedad civil organizada y movilizada para conseguir el 0.7%, o que la cultura llegue a todos los rincones o defender otras formas de cultura, etc. Como lo que más conozco, por no decir lo único es lo que se refiere a ONGD, me voy a centrar en ellas.

Decía que instalados en la comodidad de las subvenciones, hemos ido manteniendo algunos debates internos sobre modelo de desarrollo, que si humano, que si sostenible, etc que casi nunca han llegado a la calle. Pero, sobre todo, nos hemos dedicado a burocratizarnos y estructurarnos en torno a los proyectos, siempre por exigencia de nuestros financiadores (a los que había que justificar pela a pela) por supuesto, abandonando en gran medida la relación con nuestra base social a la que, demasiadas veces solo hemos visto como “libreta de ahorros”.

20130615-131320.jpg

Lo que se veía venir, desde que en el Chile de Pinochet se comenzó a aplicar los principios económicos de la escuela de Chicago, posteriormente con Reagan y Thatcher se pusieron en práctica en el mundo anglosajón con las consecuencias, que denunciábamos en los 90, sobre la crisis de la deuda externa en Iberoamérica especialmente, ha llegado al mundo entero. La crisis creada por los financieros está siendo aprovechada para afianzar el poder del 1% llevándose por delante gran parte de las conquistas sociales en materia de educación, salud, dependencia, pensiones… todo lo que sea susceptible de producir dinero será puesto al servicio de los que sólo quieren dinero.

En materia de cooperación al desarrollo se vuelve a replantear el crecimiento económico como nuevo paradigma central para lograr desarrollo, en espera de que enriquecer más a los de arriba haga que rebose el dinero hacia los de abajo. Esto ya fue abandonado en los 80 cuando se comprobó que no servía, pero los dirigentes mundiales lo vuelven a retomar sin ninguna vergüenza. Las alianzas público-privadas aparecen también en este tema, como en la salud, le educación aduciendo la mayor eficiencia de lo privado a pesar de que la evidencia científica diga lo contrario, no vaya a ser que la realidad les prive de sus beneficios.

Las ONG tenemos hoy la obligación de replantearnos el futuro. Tenemos el deber de, si de verdad queremos cambiar el mundo y no mantenernos a nosotras mismas, ofrecer alternativas, que las hay, a la deriva sin futuro en la que nos están metiendo los poderosos.

La crisis conlleva la oportunidad de aprender de otros modelos y el reto de inventar un nuevo modelo de desarrollo centrado en el ser humano y la naturaleza, en el ecosistema sostenible de producción y consumo responsable y de las finanzas a su servicio y no al revés, con justicia y equidad.

Ser capaces de mostrarnos como sector de transformación social en clave de justicia y derechos, de mostrar que el más mínimo cambio que se logre en el Norte (sobre normas de comercio, subvenciones públicas a la agricultura, ventajas fiscales, etc.) es más efectivo para el desarrollo del Sur que todos los proyectos juntos.

Los tiempos requieren una nueva repolitización de las ONG, ir mucho más allá que los incidencia política estrecha que hacíamos hasta ahora, interlocuciones con instancias públicas, hacer movilizaciones, hacer análisis de la realidad, tener documentos que nos unan, tejer alianzas y redes con otras organizaciones y grupos para poder movilizar, etc. No estrecharla en pedir solamente reuniones con las instancias públicas.

Hay que favorecer el trabajo de las ONG como focos de participación ciudadana, hacer de las organizaciones entidades activas en la construcción de políticas públicas coherentes y alineadas con el nuevo modelo de desarrollo. El enfoque de derechos nos une aquí y en el Sur, nos une a organizaciones del Norte y del Sur, la defensa del derecho a la salud y la educación por ejemplo nos puede unir en esa labor de movilización.

20130615-131416.jpg

Otra opción posible es seguir haciendo lo que estábamos haciendo, esperar a que escampe y que, tal vez, vuelva la financiación, y si no vuelve, aliarse con transnacionales interesadas en “crear riqueza” (¿para quién?) a las que, a cambio de migajas, podemos facilitar el acceso a un importante paquete de consumidores en la base de la pirámide social. En resumen, seguir siendo un adorno, la guinda en el pastel de mierda, perdón por la expresión, de la corpocracia (véase el El Atlas de las Nubes de David Mitchell), que nos quieren hacer tragar.

Yo apuesto por tomar partido, hasta mancharnos, en la defensa de otro mundo, de otro desarrollo y de otra economía al servicio de la vida presente y futura.

Para acabar, tal vez a alguien os apetezca oír el poema cantado por Paco Ibáñez

EL DISCURSO QUE NO QUISE HACER

Hace unos días recibí, en el marco de la fiesta anual del Ilustre Colegio de Médicos de Álava, el reconocimiento como MÉDICO SOLIDARIO del año 2012. En su exposición de razones, el presidente del Colegio, Dr Kepa Urigoitia, además de glosar mi curriculum “solidario”, dijo cosas de mi que ni yo mismo hubiera dicho y he de reconocer que deben ser ciertas porque más personas después, y algunos antes, me lo han reafirmado. En sus últimas palabras el Dr. Urigoitia usó la frase de Bertold Bretch acerca del que lucha un día y es bueno y terminan con y los hay que luchan todos los días….. que, cuando se las aplican a uno mismo, a mi al menos me emocionaron de verdad. Muchas gracias Kepa, no me creía tan “importante”.

20121216-103137.jpg

Dado que el marco era la fiesta del colegio previa a la Navidad no quise,en mi discurso de agradecimiento, amargársela a los asistentes a base de repetir datos que todos sabemos y preferí hacer un recuerdo de la historia de medicusmundi Álava, reconociendo el papel que en ella han jugado sus fundadores hace ya 45 años y el de tres personas especiales en su historia, Araceli Placer, Luis Fernández de Corres y Fernando Viana.

Terminé reconociendo el compromiso de los cientos de socios que son la base de la asociación y de los cientos de voluntarios, sin ellos medicusmundi no sería posible, que han dedicado su tiempo, su esfuerzo y sus ideas al servicio una causa justa como es la erradicación de la pobreza a través del derecho a la salud, de estos yo soy uno más, que quizás da más la cara, pero en el fondo uno más.

Antes de decidir no amargar la fiesta, estuve trabajando sobre unas ideas a desarrollar en el discurso que no quiero dejar que se pierdan porque creo que es necesario decirlo.

En la anterior entrada de este blog ya exponía la primera idea , pero voy a volver brevemente sobre ella. El ejercicio de la medicina, y más si cabe la medicina de familia, es inseparable de la solidaridad. Porque la solidaridad es identificarse,y comprometerse, con el OTRO, en nuestro caso con el enfermo, con el doliente y, muchas veces, con su familia.

De la misma manera, el trabajo en cooperación al desarrollo o cualquier trabajo solidario consiste básicamente en identificarse y comprometerse con el otro, el empobrecido, el más vulnerable, al que se le niega hasta lo más básico, su derecho a la salud, a la educación, a vivir en paz, a poder vivir una vida digna.

No corren buenos tiempos para la solidaridad. A pesar de que cada vez más gente hace donaciones a Caritas, o se moviliza en solidaridad con los desahuciados por poner dos ejemplos. Sin embargo, con la excusa de la crisis, se aprovecha para imponer, decreto a decreto, un modelo de estado en el que la solidaridad no tiene cabida.

El Estado del bienestar tiene tres puntales básicos, la Sanidad pública universal, la Educación Pública universal y un sistema que asegure mediante pensiones públicas una vejez digna y, junto a ellos, hay un cuarto pilar básico que califica un estado como democrático y de derecho que es el acceso a la justicia.

Estos puntales hasta ahora se basaban en un modelo solidario en el que los que más ingresos tenemos debiéramos pagar más, los que tenemos buena salud pagamos para que todos pudiéramos tener la atención sanitaria que necesitemos. Al tema de la salud ya he dedicado algunos post por lo que no voy a insistir sobre lo pernicioso de los recortes y de la privatización del sistema nacional de salud aquí.

Tener un buen sistema educativo es la base para formar ciudadanos críticos capaces de participar activamente en el presente y el futuro del país, capaces de defender sus derechos y los de los demás que, para mi, está en la base de la democracia. Además una educación pública de calidad es la mejor vía de garantizar la igualdad de oportunidades para todas las personas. Cambiar de modelo educativo cada cuatro años, recortar profesorado y amontonar niños y niñas en las aulas, volver al pasado con la separación por sexos o imponer la religión católica de nuevo, son pasos atrás cuyo fin solo puede ser crear súbditos no ciudadanos.

Qué decir sobre las pensiones y la continua pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas, hoy, en muchos casos, sostén único de muchas familias. Todos conocemos casos de abuelos dando de comer a sus nietos o pagando la hipoteca de sus descendientes. Si les recortan más las pensiones o se les hace pagar por los medicamentos, o por las recetas, que es otra forma de recortar los ingresos ya de por sí nada boyantes de los pensionistas, muchas redes familiares, cada vez más debilitadas, no serán capaces de mantenerse.

La reforma del código penal, criticada hasta por los fiscales y jueces, en general tan conservadores en España, junto con la subida de tasas absolutamente injusta y desproporcionada, hacen pensar que la idea en la que se sustenta esta reforma es impedir el acceso de la población general a reclamar sus derechos, hacer una justicia solo para los que se la puedan pagar y, por otro lado, castigar la protesta en la calle, única arma que nos queda para cambiar la tendencia a destruir los pilares del estado de derecho, a convertir la democracia en un conjunto vacío.

Por todo ello, hoy la SOLIDARIDAD es más necesaria que nunca y esta solidaridad nos exige salir a la calle a defender el Sistema Nacional de Salud, la Educación Pública de Calidad, una Justicia accesible, rápida, democrática y de calidad para todos y el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas. Nos exige salir a la calle a decir que la mentira no puede ser una forma de gobernar, que no vamos a permitir que se nos enfrente a los funcionarios con el resto de los trabajadores, a los profesores con los padres, que hoy el enfrentamiento real es entre el 99% que somos casi todos y el 1% restante que son los que hoy quieren imponer sus intereses a través de gobiernos títeres y mentirosos, que mayoría absoluta no puede suponer poder absoluto, que hay límites que no se pueden pasar, como que el 25% de nuestros niños estén en la pobreza o en riesgo alto de caer en ella.

TODAS LAS MUJERES LIBRES DE VIOLENCIA

Muy cerca de nosotros, mucho más de lo que pensamos y mucho más a menudo de lo que somos capaces de creer, una mujer está siendo maltratada.

Maltratadores demasiadas veces son los demás, esos animales que en lugar de suicidarse primero, antes se llevan por delante a su pareja o expareja, esos que les dan palizas que las dejan con el cuerpo destrozado. Pero la violencia contra las mujeres es mucho más que eso, según la Asamblea general de la ONU de 1993, es ” todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada“.

20121125-110414.jpg

La ONU también señala que una de cada tres mujeres y niñas ha sido agredida o ha sufrido abusos sexuales al menos una vez en su vida, ¡UNA DE CADA TRES!, mira a tu alrededor, cuenta cuántas mujeres conoces y hazte una idea. Una de las principales causas de muerte de las mujeres es tener un marido celoso.

A pesar del reconocimiento formal de la igualdad en la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, no fue hasta Viena en 1993, cuando se reconoció que la violencia contra las mujeres como una violación de los mismos y se declaró que los estados tienen la obligación de proteger, promover y garantizar el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia. En España no es hasta 2004 que se promulga la ley contra la violencia de género y hoy se le quiere volver a recluir en el ámbito familiar, doméstico.

Sin embargo, todavía, la violencia que se ejerce contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de derechos humanos más graves, habituales, tolerados e impunes. Las mujeres y niñas son objeto de violencia en todas las partes del mundo y en todos los países desde los, aparentemente, más avanzados e igualitarios como los nórdicos (Finlandia es el de mayor indice en Europa de mujeres muertas-6.65 por millón-por este motivo) hasta el último rincón del planeta. Pero sólo en 23 países se lleva la cuenta de cuántas mujeres son asesinadas por serlo.

Desde la forma más extrema del feminicidio o el aborto selectivo, pasando por la limitación del ejercicio de derechos políticos o la igualdad de oportunidades de educación, desarrollo profesional o económico, el matrimonio infantil o forzado, la lapidación por haber sido violada si no acepta casarse con su violador, la mutilación genital femenina, acoso o abuso sexual en el trabajo, trata de mujeres para trabajo sexual, violación dentro del matrimonio, control sobre la vida reproductiva…. el catálogo de violencias ejercidas contra las mujeres es interminable.

20121125-110329.jpg

La violencia contra las mujeres es la manifestación más extrema de los desequilibrios de poder y de la desigualdad histórica que existe entre hombres y mujeres, con episodios tan sangrantes y poco abordados como las quemas de “brujas” que, en la transición del feudalismo al capitalismo, supuso la forja a sangre y fuego de la división sexual del trabajo (Silvia Federici), pasando por la utilización de los cuerpos de las mujeres como campos de batalla en las guerras por parte de los bandos contendientes.

La violencia machista, en todas sus formas, es consecuencia de la sociedad patriarcal, un medio de opresión y subordinación que hace que desde antes de su nacimiento las mujeres estén expuestas a la violencia simplemente por el hecho de ser mujeres. La desigualdad entre mujeres y hombres constituye un freno fundamental para lograr un desarrollo sostenible, equitativo y justo. Mientras dividamos la humanidad por la mitad, en razón de su sexo, a la hora de reconocer derechos el mundo será cuanto menos injusto y, desde luego, insostenible y, en buena medida, poco habitable.

20121125-110353.jpg

Nota: Gracias a Medicusmundi Andalucía por su exposición de la que he tomado el título, algunos textos y buenas ideas.