HABLANDO ANTE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA OMS

El pasado viernes 27 de mayo, tuve la oportunidad de dirigir a a la Asamblea General de la OMS. Con ocasión de recoger el premio Sasakawa a la salud en nombre de la Federación de Asociaciones de MedicusMundi España, me dio la oportunidad de hablar a la Asamblea. 


En mi opinión, para un médico que ha desarrollado toda su carrera en el medio rural, compatibilizándolo con el trabajo para conseguir que el derecho a la salud esté al alcance de todos sin ningún tipo de discriminación, con el compromiso de que en lo que respecta a la salud no debe haber diré cías entre las personas, esta oportunidad es mucho más que un sueño.

Seguro que podía y debía haber dicho muchas más cosas, podría haber insistido en la necesidad de conseguir la Cobertura Sanitaria Universal, en que la mejor vía para conseguirlo es a través de Sistemas Públicos de Salud basados en la Atención Primaria de Salud, que es la manera más eficaz y eficiente de que se acabe con las inequidades en el acceso a la salud. Podría haber hablado sobre la necesaria atención a los determinantes sociales a la salud, más habiéndose dado la casualidad de que el anterior premiado fuera Sir Michel Marmot, una autoridad mundialmente reconocida en estos temas y a quien tuve el honor de conocer.


Sin embargo, el protocolo de la entrega de premios limita la extensión del discurso y solo pude decir lo que adjunto más abajo. De todas formas, estoy convencido de que alguna parte de la filosofía de medicusmundi quedó en la OMS, impregnando parte del discurso del Sr Yohey Saskawa previa a la entrega del premio y, quizás, en las cabezas de quienes asistieron a la comida con que nos agasajó la Fundación Nippon el día previo a la entrega del premio y a la que asistieron el embajador de Japón ante la OMS, varias autoridades de la OMS de las áreas del Pacífico Oriental y Sur así como de África y especialmente la Directora general de la OMS que también asistió y mostró interés en nuestro trabajo. Seamos optimistas.
DISCURSO ANTE LA OMS

“Señores, señoras, distinguidas autoridades:

En primer lugar quiero agradecer a la OMS y al Comité de Selección del Premio Sasakawa para la Salud, al Sr Sasakawa y a la fundación que dirige la concesión de este premio a Medicus Mundi España. 

Quiero manifestar nuestro agradecimiento al Ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España y a las personas del Ministerio que han trabajado en la presentación de la propuesta, así como a la Ministra de El Salvador, al Ministro del Perú y a todas las instituciones del Estado Plurinacional de Bolivia, Guatemala, Perú y El Salvador con las que cooperamos y que todos los días avalan esta propuesta con su trabajo. 


Por fin, queremos reconocer y agradecer el compromiso y la valía de los equipos sobre el terreno que son parte esencial de la construcción ideológica de medicusmundi por la cual se la reconoce hoy aquí.

Este premio es un reconocimiento a la contribución que viene realizando medicusmundi en defensa del Derecho a la Salud y en favor de la “Transformación de los sistemas públicos de salud desde los principios de la Atención Primaria de salud. 

El proyecto premiado, encuadrado en el “Modelo de Salud Integral e Incluyente”, ideado por Medicus Mundi para el primer nivel de atención, se desarrolla en esos cuatro países desde hace más de dos décadas, y ha logrado la mejora de la cobertura y el acceso equitativo a la salud de las comunidades rurales e indígenas, y este es nuestro más ansiado premio.  

Muchas veces, cuando trabajamos con las comunidades, nos sentimos solos, este reconocimiento nos permite ver que no lo estamos, que hay más personas que piensan, como nosotros, que la salud debe ser igual para todos y que no podemos dejar a nadie atrás.

Muchas gracias.”
Si alguien tiene interés en ver la sesión de entrega de premios, on-line, lo puede hacer en el siguiente enlace, se puede ver en varios idiomas, español entre ellos.

http://www.who.int/mediacentre/events/2016/wha69/webstreaming/en/

En la pestaña de la derecha, entrar en Morning Sesion del 27/05 y en ese video, la entrega de Medicus Mundi va del minuto 11:40 al 20:13

BUSCANDO UNA VIDA QUE MEREZCA LA PENA SER VIVIDA

Un niño de tres años ha conseguido lo que hasta hace poco parecía imposible: el fin de la indiferencia ante el drama de los refugiados que llaman a las puertas de Europa. Y de paso, puede haber acabado con el mercadeo insoportable de números, que son personas, que cada país estaba dispuesto a recibir.

Se llama Aylan y tenía tres años. La imagen de su cuerpo tendido, muerto, en la arena de una playa turca ha golpeado la conciencia y el corazón de esta Europa que, con su Nobel de La Paz a cuestas, solo es capaz de demostrar la hipocresía que la gobierna. Esta Europa fortaleza, donde nuestros mandatarios parecen querer mantenernos encerrados como rehenes, que se gasta en cinco años casi tres veces más en alambradas que en ayuda a refugiados. Esta Europa irresponsable que tira la piedra y esconde la mano en Libia, en Siria, en Egipto, en Irak, donde ha promocionado guerras y flirteado con golpes de estado en función de sus intereses geoestratégicos, energéticos o de minerales, o de los de su aliado norteamericano.

image

Se cuentan por miles los muertos en el Mediterráneo (el nuevo Mar Muerto lo ha llamado alguien), y no contamos los que no han llegado a él porque se han quedado por el camino, en las costas de Libia o en Gibraltar y, ahora, entre Turquía y Grecia. Entre tanto, los gobiernos europeos miraban hacia otro lado, haciéndonos creer que los únicos culpables de esta crisis son los infectos contrabandistas de personas, obviando, como si hubiéramos estado inmersos en una amnesia colectiva, quiénes y por qué les echaron de sus casas y quiénes y por qué les cierran las puertas.

Mirar hacia otro lado no es responsable. La Europa de las personas, la humanista, la que queremos construir sobre principios y valores, la inclusiva y hospitalaria, la de los derechos humanos, no debe ni puede permitirse dimitir de la obligación que tiene para quienes reclaman un derecho que les asiste, el derecho de asilo. Las personas que llaman a nuestra puerta no son los culpables de esta crisis, como a veces se ha dado a entender, son las víctimas. Europa tiene el deber de auxiliar sino quiere que la historia le asigne el papel de verdugo.

image

Esperemos que ahora no pretendan que distingamos entre los que huyen de la guerra y los que lo hacen de la pobreza, como si la miseria fuera diferente, como si la necesidad de una vida digna de ser vivida fuera diferente, como si las causas de una y otra fueran distintas. Porque no solo es un problema de solicitantes de asilo. Europa, además de un lugar seguro rodeado de países en conflicto, es una tierra rica que hace frontera con mucha miseria.

Una vez más, la foto de un niño, Aylan, ha sacudido nuestras conciencias como aquellas otras, en los 80, de niños etíopes o biafreños muriendo de hambre. Ahora, como entonces, ha sido la ciudadanía quien ha puesto corazón a una realidad insorpotable. Ahora, como entonces, la ciudanía se moviliza y mira a las ONGs, maltratadas, dicho sea de paso, por gobiernos como el nuestro. Donar a una ONG o a quien sea está bien, pero no es suficiente. , Debemos pasar a la acción si queremos poner fin a esta Europa que, gobernada por los mercados, ya no es solidaria ni con sus propios ciudadanos.

image

Exijamos a la Unión Europea y a los gobiernos de todos los estados que respeten y defiendan los derechos humanos, que dediquen más recursos a la cooperación al desarrollo (el coste del primer año de las personas refugiadas es con cargo a la Ayuda Oficial al Desarrollo), que dediquen más recursos y un cambio radical en la política de asilo. Pero lo que de verdad es urgente y, sobre todo muy pertinente, lo que es primordial y verdaderamente transformador es ir a la raíz del problema: la guerra. Y, ya puestos, exijamos que nuestros gobernantes acaben con las políticas militaristas, comerciales, energéticas y económicas que obligan a miles de personas a huir de sus casas, buscando una vida que merezca la pena ser vivida y a la que, por otra parte, todos deberíamos tener derecho.

Todos tenemos un compromiso con el tiempo que nos toca vivir

Voy por primera vez a “rebloguear” partiendo del blog de medicusmundimadrid, porque se trata de mi primera entrevista tras ser elegido presidente de la Federación de Asociaciones de Medicusmundi España. La elección que han hecho para el título me ha parecido especialmente buena porque expresa, de verdad, lo que siento. Muchas gracias a Fran, sobre tod por la publicación y a Laura de Aragón por haber hecho la entrevista.

El blog de medicusmundi madrid

En la última asamblea de medicusmundi, celebrada en Teruel el pasado 21 de junio, el presidente de la organización, el doctor Enrique Revilla, hizo pública su decisión de cesar en el ejercicio del cargo, sin perjuicio de su firme intención de seguir vinculado al proyecto y prestarle todo su apoyo como un voluntario más.

En este mismo acto, la Asamblea designó a Eduardo García Langarica como nuevo presidente de la ONG. Eduardo es médico, titular de Atención Primaria en la localidad de Salvatierra/Agurain, se incorporó a medicusmundi Álava en 1992, donde participó en la formación de la Federación de Asociaciones Medicus Mundi España.

Además de haber viajado a países como Perú, Nicaragua y Mozambique para la realización de distintos proyectos de cooperación, ha participado en la Junta de Gobierno de la coordinadora de ONGD de Euskadi y es el impulsor de numerosos artículos y actividades relacionadas…

Ver la entrada original 1.107 palabras más

UNA SEMANA IMPORTANTE

Esta semana, aparte del fútbol, han pasado dos cosas que son, me parece a mi, muy importantes. Una de ellas lo es de verdad y la otra se le ha dado tanta importancia que debe tenerla pero a mi me importa menos. Me refiero, en ese orden de importancia, a la sentencia del Tribunal Europeo de Luxemburgo sobre la ley hipotecaria española y a la elección del nuevo Papa. Empezaré por la segunda.

Los “vaticanistas”, como he oído decir a alguien, son los nuevos economistas. No sólo ninguno acertó en la quiniela, sino que cuando ya todos sabíamos quién era el elegido, todos asumían no que se hubieran equivocado, ¡eso no puede pasar!, sino que dado que en la anterior ocasión fue segundo, en esta era claramente papable. Ya digo, como los economistas, acepto esto y lo contrario y nunca me equivoco.

20130316-095658.jpg

La supuesta importancia universal de esta elección ha llenado páginas y páginas de diarios y horas de telediarios y de debates televisivos, radiofónicos y demás, en las que sesudos analistas, de esos que daban por hecho al Papa Scola o al germano-brasileño, nos han dado las pautas que va a seguir el papado basándose en la personalidad del cardenal Bergoglio y en el nombre que ha elegido y muchos lo definen como progresista. Si un cardenal de la iglesia católica, institución inmovilista, machista, homófoba, retrógrada y represiva como casi ninguna, pudiera ser progresista es como para admitir al ministro Wert en Izquierda Unida.

Dicen que va a ser un Papa de los pobres, ¿acaso va a vender las riquezas del Vaticano para repartirlas entre los pobres, como proponía Francisco de Asís?, ya sé que esto es muy demagógico, pero sería lo suyo, no? A lo mejor lo que hace es cumplir la máxima evangélica de al Cesar lo que es del César…. y hace que la iglesia española, por ejemplo, se autofinancie y pague todos sus impuestos y no que viva de los nuestros.

No creo que este ni ningún otro Papa vaya a aportar nada nuevo a la humanidad, puede que a lo sumo limpie la institución eclesiástica de pederastas y corruptos y quizá se quede sólo si lo hace, pero no espero que vaya a cambiar la postura oficial sobre el uso del preservativo para evitar el SIDA, ni sus ideas sobre salud sexual y reproductiva con el aborto incluido, ni sobre el matrimonio homosexual, ni sobre casi nada que afecte, de verdad, a la vida diaria de las personas.

20130316-095756.jpg

La sentencia del tribunal de Luxemburgo sobre la ley hipotecaria española me parece a mi que es, hoy por hoy, mucho más importante por dos razones. La primera, porque va a permitir a los que van a ser desahuciados, y a los que ya lo han sido, defenderse de los abusos bancarios, va a permitir a los jueces dar algo de seguridad jurídica a los más débiles en estos procesos y ya iba siendo hora.

La segunda razón, y no menos importante a mi juicio, es que nos permite ver cuán alejados de las necesidades reales de los gobernados han estado y están nuestros gobernantes y, de paso, las instituciones europeas. Una normativa, de obligado cumplimiento, dictada en 1993, que en 1998 funcionarios de la UE certificaron que España cumplía bien, resulta que ahora, 20 años después, hay un tribunal que afirma lo contrario. ¿Dónde están las dimisiones de políticos españoles, funcionarios europeos, parlamentarios de todo color y condición? ¿Dónde están, al menos, las peticiones de perdón por parte de todos aquellos que debían haber aplicado la norma o velar porque se cumpliera y se la pasaron por…?

La indignación es mayor si la comparamos con la rapidez con que se apuntan a reformas constitucionales y aplicación de normas que benefician a los de siempre, a los poderosos, a los que desde todos los gobiernos están dispuestos a entregarnos atados de pies y manos por cláusulas abusivas, según la sentencia, que benefician a la parte poderosa de la transacción en aras de su seguridad jurídica, la de los consumidores les importa una mierda.

20130316-095845.jpg

NAVIDAD

20121224-084548.jpg

Hasta para los ateos la Navidad parece que debe ser un momento de paz y reunión familiar, el alto el fuego navideño de las disputas y el deseo de felicidad para todos, ¿para todos?, es tradición. Yo no he podido evitar incluir en este mensaje navideño una llamada de atención en forma de imagen.

20121224-085052.jpg

De eso tampoco estamos excluidos la gran mayoría de nosotros, nos tengamos que endeudar o no.

EL MITO DEL DESARROLLO SOSTENIBLE

20120906-165228.jpg

En el lenguaje cotidiano, usamos términos y conceptos cargados de significados y de sentidos muchas veces contradictorios. También es cierto que toda elucubración teórica necesita enfrentarse a la realidad para justificarse.


La idea de desarrollo en su configuración hegemónica actual, que lo asimila a crecimiento económico y lo construye como la única vía posible, no está solo referida al proceso de activación de potencialidades para el mejoramiento social –lo que podría acercarse al significado estricto de desarrollo–, sino que se vincula a un modelo concreto, construido desde la racionalidad económica y la lógica social del sistema capitalista, que precisa de un crecimiento continuo e ilimitado para mantenerse a pesar de los recursos y el espacio en el planeta sean finitos.


En el documento de Gro Harlem Brundtland (1987)se definía como sostenible “aquel desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Los principios básicos, que concretan la ambigüedad de esta definición dada en Nuestro futuro común, y en el resumen que hizo en su momento Jorge Riechmann, son: a) consumir recursos no-renovables por debajo de su tasa de substitución; b) consumir recursos renovables por debajo de su tasa de renovación; c) verter residuos siempre en cantidades y composición asimilables por parte de los sistemas naturales; d) mantener la biodiversidad; y e) garantizar la equidad redistributiva de las plusvalías.

La realidad nos demuestra que, al menos de momento, el mundo no se encamina hacia la sostenibilidad, no hay uno de los principios básicos que se haya ni siquiera comenzado a cumplir ni a plantearse su cumplimiento a nivel internacional y a este paso las generaciones futuras lo van a tener muy difícil.


Hoy,además, la palabra sostenible aparece en demasiadas ocasiones en documentos leyes y decretos en los que su significado es, no solo contradictorio, sino contrario. Por ejemplo, el decreto que ha supuesto la práctica destrucción del SNS habla de sostenibilidad, la nueva ley que prepara el Ministerio de Medio Ambiente habla de sostenibilidad de las costas liberalizando la construcción en todas ellas (¿A por una nueva burbuja?)



Las diversas cumbres mundiales sobre el desarrollo o sobre la sostenibilidad, o sobre ambas a la vez, se limitan a hacer declaraciones vacías dándose plazos cada vez más largos, menos concretos y menos obligatorios. Los lobbys empresariales, presentes en las cumbres y apoyados por los gobiernos, no tiene interés en que se tomen la medidas que cada día son más urgentes y necesarias y, además, se proponen a sí mismos como los que pueden hacerlo posible.


Por eso, hablar hoy de desarrollo es insistir en seguir destruyendo el planeta, aumentando las injusticias e inequidades, el desigual reparto de la riqueza, el hambre y la pobreza. Hablar de sostenibilidad es hacer el juego a quienes se han apropiado del término para sus intereses y las dos palabras juntas constituyen un oxímoron, no es posible la sostenibilidad con este desarrollo y si optamos por la sostenibilidad verdadera, no sería posible este desarrollo.

SANGREMOS AL HERIDO HASTA QUE YA NO QUEDE NADA.

20120904-205946.jpg

Desde mayo de 2010 en el que alguien, de repente, se dio cuenta de que era cierto que estábamos en crisis, los expertos cualificados y los “representantes” elegidos por nosotros se están dedicando en cuerpo y alma a sacarnos de ella. Están tan concentrados en su labor que no tienen tiempo de ver las consecuencias que el tratamiento está teniendo en el enfermo.

Una vez hecho el diagnóstico de que el enfermo tenía un exceso de gasto público, a todas luces equivocado, se ponen manos a la obra a sangrarlo, a recortarle los servicios que podían darle un poco de energía, a impedirle adquirir calorías a través del trabajo o el paro o las pensiones, a subirle los impuestos indirectos con lo que vivir, le cuesta más esfuerzo.

Resultado del tratamiento, el enfermo se queda anémico. Diagnóstico de los doctores, todavía hay demasiado gasto público, el enfermo ingresa demasiado, hay que recortar salarios y permitir que le echen del trabajo e insistir en lo anterior.Resultado, la anemia va a más y, sin embargo, se insiste en seguir sangrando al enfermo.

Lo peor es que además los doctores encargados del caso afirman que lo que están haciendo no les gusta, que no coincide con sus ideas y, sin embargo, persisten en un tratamiento que , a la vista está, no produce resultados, más bien al contrario, la enfermedad empeora.

Hoy los empresarios han insistido en la necesidad de “flexibilizar” más las relaciones laborales, el BCE insiste en los recortes y a Grecia le quieren imponer las semana laboral de 6 días y la reducción del salario mínimo, Rajoy afirmó que en 2013 no va a subir el IVA ni el IRPF, lo que quiere decir, según nuestra experiencia, que nos vayamos preparando para lo peor.

Lo único claro es que se va a insistir en el tratamiento, que parte de un diagnóstico equivocado, interesadamente equivocado, para imponer lo que su ideología neoliberal ha querido imponer desde hace años y que, ahora, utilizando la teoría del shock, nos están metiendo con embudo. El resultado viendo la evolución, evidentemente, es la muerte del enfermo si este se deja seguir tratando por unos médicos tan chapuceros o tan malintencionados como Mengele.