Cuestiones en relación a la epidemia de Ébola

Descubierta por primera vez en 1976, la fiebre hemorrágica del Ébola es una de las enfermedades más mortíferas para el hombre, con una tasa de mortalidad del 25 al 90 por ciento según los diferentes brotes que se han ido produciendo desde entonces.

IMG_1180.JPG

Desde el pasado mes de diciembre que comenzó la actual epidemia de virus Ébola en África occidental, tuvimos las primeras noticias gracias a monsieur Le Pen que otorgaba al Ébola la categoría de solución para la inmigración y ya hace menos tiempo se ha convertido en noticia de primera plana cuando se ha ido sabiendo que afectaba a personal sanitario y a ciudadanos occidentales.

Sin embargo, este brote reúne algunas características especiales que le podían haber convertido en noticia por sí sólo. De momento es la primera vez que afecta a más de un país y es el que ha afectado a más personas y ha provocado más muertes, principalmente porque en esta ocasión ha dejado el medio rural y se ha extendido a las ciudades. Es, sin lugar a dudas, la peor epidemia de Ébola hasta ahora.

La respuesta internacional se ha hecho esperar demasiado y, ni con mucho, está siendo la que se necesita. Los ya de por sí frágiles sistemas de salud de esos países están colapsados, mucho personal sanitario o está enfermo o, en muchos caso ha huido por miedo y los centros de salud se quedan abandonados con lo que se deja de atender al resto de necesidades, malaria, atención al parto, otras infecciones muy prevalentes están provocando más mortalidad que el propio ébola, pero la ayuda sólo se centra en este, y cuando se pase la epidemia, qué?

Da la impresión que más que preocuparnos por los enfermos y los muertos (siempre demasiados, pero no olvidemos que no tantos como por la malaria, por ejemplo), nos movilizamos cuando tememos que llegue a nuestra casa.

En esta ocasión la urgencia y la gravedad de la epidemia, junto a la presión mediática, ha hecho cerrar el foco solo en el Ébola, pero ya hace años que se tiende a dirigir la ayuda en programas verticales centrados en una o en muy pocas enfermedades en detrimento (por la disminución de fondos y por la captación de profesionales sanitarios) del fortalecimiento de los sistemas públicos de salud centrados en una Atención Primaria de Salud potente, accesible, aceptable y de calidad. La inversión en Servicios Públicos de Salud potentes si que ayudaría a ir cerrando la herida de la salud en África.

IMG_0612.JPG

En lo que se refiere a España, otra vez, en una emergencia humanitaria, son los medios de comunicación los que imponen la agenda y la respuesta del gobierno, se ha caracterizado por la improvisación y el oportunismo, ha dado una muestra más del desgobierno de nuestro sistema sanitario, caracterizado por la falta de cualquier criterio razonable.

El hospital Carlos III, que había sido referente en medicina tropical, se había reconvertido en centro para crónicos y, por lo visto, no quedaba en España un centro hospitalario capaz del nivel de aislamiento necesario en este caso, y hubo que improvisar, desalojar una planta y reconstruir un par de habitaciones de aislamiento para alojar al padre Miguel Pajares y la hermana de la misma congregación que, por ser española, si se repatrió.

Al principio el coste de la evacuación se iba a pasar a la orden religiosa, luego ya no, iba a ser a cargo del estado (de qué partida?, de sanidad, de cooperación, de la destinada a la marca España?). Lo que nadie ha explicado es con qué criterio se había decidido reconvertir el Carlos III, con cuál otro se decidió desalojar y re-reconvertir una planta de ese centro para acoger a los dos religiosos, con qué otros se tomó la decisión de repatriar a estos dos y no a sus compañeros, y por fin, cómo se decidió quién se hacía cargo de los costes de la operación.

Porque lo que de verdad debe preocuparnos en España no es el riesgo de que se extienda el Ébola aquí, por lo demás muy poco probable, sino la permanente falta de criterios razonables, basados en evidencias, con que se hacen las cosas en este país. La exclusiva preocupación de la gran mayoría de nuestros diferentes gobiernos no va más allá de las próximas elecciones y de hacer o decir cualquier cosa con tal de tener un buen resultado, y consideran las diferentes administraciones a todos los niveles su propio cortijo y de regirlo con un cortoplacismo y una miopía impropias.

Anuncios

TRAS LOS RECORTES, VUELVEN, AMPLIADAS, LAS PRIVATIZACIONES. LA VENTA DE NUESTRO PATRIMONIO COMÚN

20121111-105224.jpg

No voy a dedicar mucho tiempo a hablar sobre la supuesta ventaja de lo privado sobre lo público, y digo supuesta porque no hay evidencia en la que sostener tal afirmación, más bien al contrario.

Las conclusiones de un estudio científico de un grupo de investigadores de las Universidades de Siena, San Francisco y Cambridge, además de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, van en la línea de que incrementos de gasto en proveedores públicos se correlaciona con aumentos en la tasa de disminución en mortalidad evitable y, sin embargo, el gasto en el sector privado no tiene efecto estadísticamente significativo en la reducción de la mortalidad evitable. Es más, un mayor porcentaje de gasto en el sector privado se asociaba con mayores tasas de mortalidad evitable

La idea de privatizar hospitales no es nueva en España. Un primer ejemplo lo tenemos en los famosos 8 hospitales construidos por orden de Esperanza Aguirre. Los nuevos hospitales tenían un coste de construcción de 700 millones de euros. Sin embargo las constructoras, bancos y empresas que han participado en los mismos se terminarán embolsando más de 5.000 millones de euros al cabo de los 30 años de concesión. Dinero que iremos pagando año a año.

No contentos con el negocio, justo antes de las elecciones autonómicas, pudimos conocer que esas empresas reclamaban cerca de 90 millones de euros más a la Comunidad en concepto de canon anual de explotación y excesos de gastos, y que los obtuvieron.

Existen casos como el del Hospital de Burgos, realizado con el mismo modelo de gestión, que lleva una demora de año y medio en la entrega y un sobrecoste de 132 millones de euros. Otro ejemplo de lo contrario lo podemos encontrar en el Hospital Central de Asturias, construido con medios públicos, con más de 1000 camas y que ha costado 350 millones de euros, mientras que el de Puerta de Hierro, construido con un modelo que da entrada a la iniciativa privada, nos cuenta 1.200 millones de euros, aún contando con 800 camas.

Eso si, la privatización de los hospitales tienen, hay que reconocerlo, tres ventajas en tres tipos de ingeniería diferentes. 1) No computan como deuda pública de cara a la Unión Europea: INGENIERÍA FINANCIERA. 2) Permiten cortar 8 cintas inaugurales un mes antes de las elecciones: INGENIERÍA ELECTORAL y 3) Permite entregar el negocio a una camarilla de empresarios y financieros amigos: INGENIERÍA POLÍTICOEMPRESARIAL(*).

Cuando el sobrecoste y las deficiencias del sistema sean evidentes los que hoy gobiernan ya no estarán y no tendrán que hacer frente a ningún coste económico, ni electoral, ni penal, ni civil y seremos los de siempre los que carguemos con ello en nuestros bolsillos.

Parecería que esto solo pasa en Madrid, pero podemos decir lo mismo de Valencia, Murcia y, cómo no, de Catalunya donde el conseller de sanidad era un destacado directivo de la sanidad privada y ha llegado a afirmar que la salud es un bien privado y el estado se debe desentender de su cuidado.

Pero estas cosas suelen empezar como en el poema de Bertold Brecht de que primero vinieron a por… y como yo no era…. no me preocupé…., porque al final es muy probable que vengan a por todos y, a la chita callando se van privatizando, o externalizando como suelen decir ahora en la neolengua de los neoliberales, servicios que aparentemente no son sanitarios como la limpieza, los almacenes, la lavandería, la farmacia hospitalaria, los laboratorios….y, si nos dejamos, todo acaba llegando.

“Se trata pues de dignidad, de sanidad y de derechos. Nada de ello está en venta. Tampoco los Hospitales de Madrid, los ambulatorios o los trabajadores del sector público sanitario.” ( Inés Sabanés en elDiario.es, el 8/11/2012). Nada de eso debiera estar en venta y sin embargo el Gobierno de Madrid ha puesto en venta el Hospital de la Princesa y el resto de hospitales de Madrid y el 10% de los centros de Atención Primaria.

Por dignidad, por impedir que roben nuestro patrimonio, las movilizaciones en defensa del Servicio Público de Salud, de la Educación Pública de calidad, en defensa, en fin, de nuestros derechos deben ser multitudinarias.La solidaridad más necesaria hoy es la que se debe dar entre el personal sanitario y no sanitario y pacientes, entre profesores, padres y alumnos, entre dependientes y cuidadores, en exigencia de que se respete nuestro derecho a una vida digna y a no hacernos cargo de deudas que no hemos creado.

(*) También podríamos hablar de ingeniería de financiación del partido, o de corrupción pura y dura, viendo quién es quién en las empresas que se benefician de las privatizaciones y los continuos cambios de silla desde la actividad público-política y las actividades de los lobbys de la sanidad privada.

20121111-105340.jpg

LA ATENCIÓN PRIMARIA DEBE SER EL EJE DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD REFORMADO

Para qué el SNS sea sostenible, potenciar la AP es imprescindible. Una AP basada en unos médicos de familia bien preparados como los españoles, a los que se debe dar el reconocimiento a la labor que realizan y a los que hay que convertir en el eje del sistema sobre el que se vertebre la atención sanitaria. Una AP que no es sólo atención a la enfermedad, ni mucho menos, sino que debe incluir la atención a la comunidad con el enfoque biopsicosocial en el que participen todos los profesionales que atienden a la comunidad, como trabajadores sociales, educadores de calle, maestros…..

Recomiendo el visionado del documental “6 minutos” y para ello os facilito un enlace, son poco más de 20 minutos y habla de la AP que tenemos y de la que necesitamos.

http://atensionprimaria.wordpress.com/2012/10/30/6-minutos-2/

Por otro lado, hace unos días, se celebró en Murcia una jornada sobre decrecimiento y sanidad y de ella ha surgido un manifiesto al que me adhiero totalmente y del que recomiendo su lectura. En mi opinión, recoge por dónde debe ir la reforma del SNS para que sea sostenible de verdad y para adaptarlo a las necesidades actuales y de futuro de nuestra sociedad.

http://www.nogracias.eu/wp-content/uploads/2012/10/MANIFIESTO-NoGracias-FARMACRITICXS-y-ReCIPS.pdf

¡Espero que hayáis disfrutado, como yo he hecho, de ambos enlaces!

20121031-164818.jpg

LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS Y SU RELACIÓN CON LA SALUD

ABIDJAN, (Costa de Marfil)- “Me gustaría usar algún método anticonceptivo, pero mi esposo se opone”, dice Bintou Moussa, de 32 años, quien acaba de dar a luz a su sexto hijo

GUATEMALA, el acceso a los anticonceptivos tiene especiales dificultades para las mujeres indígenas por la inexistencia tanto de medios como de personal preparado en áreas rurales, aunado a la exclusión social. Pero también existen barreras culturales como el machismo, que lleva a muchas mujeres a planificar sus embarazos a escondidas de sus parejas, para evitar celos y el riesgo de ser violentadas.
Fuente PS-Inter Press Service – la Conexión Global

Dos noticias recientes muestran la situación del DERECHO A LA SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA en el mundo. A pesar de las múltiples declaraciones y acuerdos internacionales firmados desde que en la cumbre de El Cairo en 1994, se definiera la salud sexual y reproductiva y se asumiera internacionalmente como uno más de los derechos humanos, la realidad se acerca más a lo que indican esas dos noticias.

Por un lado, el machismo imperante en buena parte del mundo, no solo en los países menos desarrollados, y que necesitará de tiempo y educación para ser combatido, además de una buena cantidad de voluntad política para cambiar las leyes que impiden a las mujeres tener los mismos derechos que los hombres.

En segundo lugar, la gran debilidad de los servicios públicos de salud en buena parte del mundo, también influida por la voluntad política de reforzarlos y en muchos casos por la falta de medios económicos para ello. A esto se viene a añadir ahora la crisis económica que todavía reduce más los presupuestos dedicados a gastos sociales, sanitarios y educativos.

Los derechos sexuales incluyen el derecho de mujeres y hombres a tener control respecto de su sexualidad y a decidir, libre y responsablemente, sin verse sometidas/os a ningún tipo de coerción, discriminación o violencia. Implica, por lo tanto, unas relaciones sexuales igualitarias entre las personas, que garanticen el pleno respeto a la integridad del ser humano y el consentimiento mutuo.

Los derechos reproductivos incluyen el derecho básico de todas las personas a decidir libre y responsablemente el número y espaciamiento de hijos/as y a disponer de la información, educación y medios adecuados para ello.

La conculcación del derecho a la salud sexual y reproductiva lleva a graves riesgos para la salud que son fuente importante de morbilidad, de mortalidad y de discriminación.

La práctica de sexo no seguro es más frecuente en personas jóvenes que no han tenido acceso a información, cuando existen desigualdades de poder que impiden negociar con la pareja sexual y en las relaciones sexuales practicadas con coerción o violencia.El sexo no seguro es causa de 2,4 millones de muertes a nivel global, siendo la tercera causa de mortalidad en los países de bajos ingresos (1,7 millones) y el segundo factor de riesgo de incapacidad (el primero en mujeres en edad reproductiva) a nivel mundial, afectando a 70 millones de personas y Es la principal causa de infección por el VIH y otras ITS así como del cáncer cervical (WHO, 2009).

Aumento de la morbi-mortalidad maternal.Cada año, unas 210 millones de mujeres sufren complicaciones que amenazan su vida durante el embarazo las cuales, a menudo, les causan graves incapacidades. Medio millón, o más, adicional muere a causa del embarazo, parto o puerperio, más del 99% de los casos en países en desarrollo (Glasier, 2006; WHO, 2010a).

Un gran número de mujeres entre 15-49 años –que en algunos países llega hasta al 60%-ha sido forzada a mantener relaciones sexuales. En la mayoría de los casos la violencia sexual es ejercida por el marido, compañero o por un varón cercano a la familia (Bott S. 2010).

80 millones de mujeres tienen, anualmente, embarazados no deseados o no intencionados, 20 millones de abortos en el mundo se practican en condiciones no seguras, el 40% de estos abortos son practicados a mujeres menores de 25 años y unas 68.000 mujeres fallecen anualmente a causa de sus complicaciones. Es por esto que la cuestión de acceso al aborto no se puede desligar del contexto amplio de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer y la obligación de los Estados de defender y hacer efectivos estos derechos.

Los entornos de riesgo en los que a veces se ven obligadas a someterse a abortos muchas mujeres reflejan no solo la desesperación de estas mujeres sino, también, y, a menudo, la pasividad del Estado a la hora de respetar, proteger y realizar los derechos de la mujer. Las mujeres deberían de tener acceso a servicios de calidad para tratar las complicaciones derivadas de aborto. Se deberían de ofrecer con prontitud servicios de planificación de la familia, educación y asesoramiento post-aborto que ayuden también a evitar la repetición de los abortos”.

La falta de atención sanitaria especializada durante el embarazo y el parto no solo afecta a las madres, sino que ocasiona también una elevada mortalidad perinatal: en 2004, 3,7 millones de bebés murieron en su primera semana de vida y 3,3 millones de bebés nacieron muertos (OMS,2007). En 2009, unos 370.000 niños nacieron con el VIH, con lo que se elevó a 2,5 millones el número total de niños menores de 15 años que viven con el VIH. El número total de niños de 0 a 17 años que han perdido a su padre, madre o a ambos debido al VIH aumentó a 16,6 millones en 2009 (ONUSIDA, 2010)

Las intervenciones en Salud Sexual y Reproductiva deben estar basadas en los principios básicos de:

1-)Enfoque desde los derechos humanos y, en esta área en particular, desde los derechos sexuales y reproductivos, prestando especial atención a los grupos más vulnerables (menores, mujeres y población más empobrecida y/o marginada)

2-)Trabajo conjunto con socios locales, teniendo en cuenta siempre los factores socioculturales locales.

3-)La equidad e igualdad de género.

4-) Principio de ciudadanía, lo que conlleva la aceptación de las obligaciones que los Estados deben de tener para con sus ciudadanos y ciudadanas, rechazando políticas injustas de escasa prestación de servicios públicos o tendencias privatizadoras.

5-)Principio de laicidad y democracia real en las políticas públicas

6-) Reforzamiento de los servicios públicos de salud, basados en la atención primaria, como garantía de accesibilidad y equidad en la atención sanitaria, también en lo referido a salud sexual y reproductiva y que hoy está en riesgo tanto en el “norte” por los recortes impuestos por el ajuste, como en el “sur” por el abandono de la ayuda al desarrollo debido a los mismos recortes

¿ES IMPAGABLE EL SISTEMA PUBLICO DE SALUD ESPAÑOL?

El gasto público español no es desmesurado, Al contrario, está cinco puntos por debajo de la media europea: el 45,6% del PIB frente al 50,6% de la UE, el 51.3% de la zona Euro
La sanidad pública española es de las más baratas de la Europa occidental. Nos cuesta unos 1.500 euros por persona al año y si lo medimos en porcentaje del PIB también es de los mas contenidos (6.25), bastante menos de lo que pagan franceses (2.553€ y 8,48), alemanes (2.393€ y 7,92), holandeses (2.691€, 7,42) o belgas (2.432€ y 7,55).

Si embargo,la sanidad pública española no solo es de las más baratas. También es de las más eficaces. Por solo 1.500 euros anuales por persona, los españoles tenemos una de las carteras de servicios más amplias del mundo con cobertura universal.

España está entre los mejores países en casi todos los indicadores de salud: en esperanza de vida, en tasas de vacunación infantil o en trasplantes. Gracias a los sistemas de prevención, la mortalidad por cáncer de mama, por ejemplo, es casi un 24% inferior a la media de la UE.
Que nuestra sanidad pública sea tan eficaz como barata significa que es uno de los mejores sistemas de salud del planeta, como así se reconoce fuera de España. Su eficiencia desmiente también dos falsedades: que el sistema sanitario español sea un lujo insostenible y que lo privado funcione siempre mejor que lo público.

¿Es la sanidad española impagable? Sin duda, pero es una sanidad impagable por su calidad, no porque no nos la podamos permitir.

No es cierto que nuestro Estado del bienestar sea insostenible o que las autonomías sean demasiado caras o que hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades. El problema español es otro: está en nuestro desastroso modelo fiscal. Las administraciones públicas españolas recaudaron un 32,9% del PIB. Son 6,7 puntos menos que la media de la UE 27 (39,6%), 10,8 puntos menos que lo que se recauda en Francia o 9,7 puntos menos que en Italia, siempre en proporción sobre el PIB. De toda la UE, solo en Irlanda (con su agresiva política fiscal para empresas) y en algunos países de Europa del Este –Polonia, Rumanía, Letonia, Bulgaria y Lituania– se pagan menos impuestos. España recauda poco, pero al mismo tiempo está entre los países donde más pagan los asalariados (a pesar de que los sueldos sean también inferiores a la media).

EFECTOS DE LOS RECORTES SOBRE LA SALUD

El investigador de la Universidad de Oxford, David Stuckler publicó un artículo en el British Medical Journal (una de las revistas médicas de referencia mundial) que ponía de manifiesto la relación entre el gasto de los gobiernos en servicios sociales y la mortalidad . Se establece una relación entre gasto social y mortalidad general, lo que vendría a demostrar que la protección de ciertos derechos básicos es fundamental para la población y, sobre todo, para aquellos grupos más vulnerables.

El pasado mes de octubre un grupo de médicos griego publicó en The Lancet (otra de las revistas más famosas en el ámbito médico) un artículo que analizaba las consecuencias de la crisis de la deuda en Grecia. Disminuyó el número de pacientes que acudió a su Centro de Salud aún a pesar de considerar necesaria la visita, debido a las listas de espera o los desplazamientos a larga distancia. Por el contrario, el número de ingresos hospitalarios aumentó un 24%. la admisión en hospitales privados disminuyó entre un 25 y 30%. La tasa oficial de suicidios aumentó un 17% en el periodo 2007-2009 y el Ministro de Salud griego informó de un incremento del 40% entre el primer semestre de 2010 y el correspondiente a 2011. las tasas de homicidio y robo casi se duplicaron entre 2007 y 2009.El impacto en infecciones por VIH, según las últimos datos (que cifran el aumento de nuevas infecciones durante los primeros 7 meses de 2011 en 10 veces sobre el mismo periodo para 2010), se incrementará en un 52% en el año 2011, atribuyéndose la mitad de estas nuevas infecciones a usuarios de drogas por vía parenteral. Por otro lado, el número de usuarios de heroína aumentó un 20% en 2009. A ello habría que sumar una reducción del 30% de los programas de intervención comunitaria, que ayudan a este tipo de colectivos.

HAY ALTERNATIVA

Las políticas sanitarias, especialmente en momentos de crisis, habrían de abordar la salud de la población desde la intervención en otras áreas que no pertenecen exclusivamente a la medicina, potenciando la atención primaria y los programas de promoción de la salud. Extrañamente, y por desgracia, esta idea parece excluida dentro del ideario político mayoritario.
La inversión en atención primaria, en programas de promoción de la salud y las políticas de disminución del gasto farmacéutico han de convertirse en los ejes vertebradores de las reformas sanitarias en momentos de crisis. No debemos olvidar, tampoco, que la base y aposento de estas ideas habría de encuadrarse en un decidido intento de acabar con la evasión fiscal, la disminución injustificada de determinados impuestos y el clientelismo político.

La solución más inteligente en términos de planificiación sanitaria y reducción del déficit público pasa por:

1- Mejorar la eficiencia de la atención hospitalaria, basando la práctica clínica en criterios de excelencia y evidencia científica disponible.

2- Redistribuir la inversión sanitaria hacia una atención primaria infrapresupuestada.

3- Homogeneizar la inversión en sanidad, desarrollando presupuestos finalistas para las autonomías y estimando los principales determinantes de la evolución del gasto a este respecto.

4- Formar a los profesionales sanitarios en un modelo asistencial que tenga en cuenta la complejidad actual del proceso de enfermar, haciendo especial hincapié en el debate sobre las fronteras legítimas de la medicina y la interdependencia de numerosos factores, incluyendo los de índole social, en este proceso.

5- Fomentar y elaborar programas de atención sociosanitaria fuera del ámbito hospitalario que puedan hacer frente de forma sostenible a los problemas de salud de la población