EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN, LOS TRANSGÉNICOS Y LA AUSTERIDAD

En estas dos semanas se han ido juntando un par de noticias relativas a la alimentación, al derecho a la alimentación, y a la desigualdad en el acceso a este derecho dignas de ser destacadas.

 La primera apareció con grandes titulares en buena parte de la prensa mundial y ha generado un debate muy interesante, se trata de la denuncia de más de 100 Premios Nobel, que acusaban a Greenpeace de crímenes contra la humanidad por su oposición a los transgénicos, a esta me referiré más tarde.

La segunda ha pasado mucho más desapercibida y solo en algunos medios nacionales se han hecho eco, escaso eco, sobre la publicación de la Encuesta de Presupuestos familiares y en cuya evolución desde el año 2007 vemos también los efectos de la crisis y de las políticas de austeridad en lo que comen los españoles y el deterioro de la dieta producido en estos años.


El porcentaje medio destinado a alimentación por las familias españolas ha aumentado un 1%, pero ese aumento es mayor en las familias con menos ingresos y el diferencial de gasto entre estos y los de mayores ingresos ha subido hasta casi un 10%. Además, el aumento se ha producido a base de subir el consumo de alimentos menos sanos, se reduce el de carne de ternera (-33% acumulado entre 2007 y 2014), pescados frescos (-18%), aceite de oliva (-19.5%), leche (-35.6%) y hortalizas y frutas (-18%) y sube en congelados, precocinados y sucedáneos, por ejemplo las “carnes preparadas y productos que contienen carne” (chóped, mortadelas, patés de baja calidad…) suben un 25%, los “despojos casquería…” suben un 8%, las pastas alimenticias un 4%.

Ese deterioro en la dieta de las familias españolas, fruto del aumento del paro, reducción salarial, precariedad, etc provocadas por las políticas de austeridad, es otro ataque más a los derechos de las personas. En este caso al derecho a la alimentación, que es algo más que comer cada día y que va indisolublemente unido al derecho a la salud por la enorme influencia que la mala alimentación tiene en nuestra salud. Las desigualdades en salud están fuertemente relacionadas con la desigualdad en la alimentación, porque está en la base de la mayor plaga actual en el mundo, la de las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, la obesidad, las enfermedades cardiovasculares …

En los dos lados de la moneda del derecho a la alimentación, tenemos la cara de la alimentación que enferma por exceso de calorías o de alimentos insanos, y tenemos la cruz de la falta de acceso a la alimentación. Es en este lado donde se ha tratado de situar, a mi modo de ver de forma muy superficial, el debate sobre los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) y la acusación a Greenpeace de crimen contra la humanidad. 


El hecho de que más de 100 Premios Nobel suscriban un documento tan escasamente basado en la evidencia como el que trato aquí, sobre un tema controvertido y con tan poco consenso científico es, cuando menos. demagógico, porque de la misma manera que estos 100 científicos apoyan los OMG y los declaran seguros, el año pasado, más de 300 científicos firmaron una declaración, publicada en la revista Environmental Sciences Europe, en la que negaban dicho consenso sobre la seguridad de estos organismos.

Los premios nobel centran su ataque a Greenpeace en al arroz dorado, una variedad de arroz a la que se le ha añadido una pequeña cantidad de betacaroteno, precursor de la Vitamina A y que, afirman ellos, podría acabar con el déficit de esta vitamina y que afecta a millones de personas en su mayoría niños. En efecto, muchos millones de personas en todo el mundo no ingieren suficiente vitamina A (en un contexto general en el que el 40% de la población mundial, al menos, padece deficiencia en micronutrientes, no solo Vitamina A); según la OMS y para 2’8 millones de niños menores de cinco años la falta de vitamina A es tan grave que produce ceguera

Cuando, tras más de 20 años de investigación, el propio Instituto Internacional de Investigación del Arroz manifiesta que no se ha podido demostrar aún que este tipo de arroz pueda paliar la deficiencia de vitamina A en los países afectados porque no se sabe si proporcionan vitamina A biodisponible, ni está clara su conservación y tampoco la cantidad que expresa la planta, no deja de ser sorprendente que científicos de ese nivel acusen de este fiasco a una ONG, como indica la respuesta a la carta de los premios Nobel por parte de Greenpeace y Ecologistas en Acción.

Además, pretender centrar el debate sobre la desnutrición exclusivamente en un solo micronutriente y con las limitaciones que he señalado, parece querer convertir al arroz dorado en un caballo de Troya con el que colar por la puerta de atrás todos los demás OGM, permitiendo dudar sobre si el arroz dorado es un avance científico o un avance comercial. 


La humanidad ya tenía la tecnología suficiente para evitar el hambre en el mundo antes de llegar los transgénicos, lo que ha faltado siempre es voluntad política por parte de los países desarrollados para evitarla. Producir suficiente cantidad de alimentos nunca ha sido el problema, incluso en condiciones difíciles como los desiertos, el reciclaje de aguas residuales y el cultivo hidropónico ha resuelto problemas pero no ha acabado con el hambre. 
El auténtico problema siempre ha estado en permitir a cada país y a cada pueblo desarrollarse libremente, utilizar los conocimiento que siempre han tenido para producir por sí mismos los alimentos suficientes para sí mismos y sus hijos, no para la exportación o para facilitar la especulación con comodities, para tirar un tercio de los alimentos que producimos, para alimentar a la creciente cabaña ganadera o para biodiesel.


Ya hay experiencias en varios países, Mozambique, Uganda, Filipinas y otros están promoviendo cultivos adaptados a la cultura y conocimientos locales, que son capaces por sí mismos de aportar los micronutrientes necesarios y los resultados son, a dia de hoy, bastante mas concluyentes que los del arroz dorado. Porque, ¿una elemental sensatez no aconseja orientarse hacia la agroecología, la producción local, la soberanía alimentaria, en definitiva la resiliencia en el terreno de los productos del campo, en lugar de una agricultura cada vez más dependiente de combustibles fósiles y de patentes comerciales sobre la vida?

Anuncios

LA SALUBRIDAD NO ES SUFICIENTE SIN LA SOBERANÍA ALIMENTARIA. (7 DE ABRIL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD)

Este año, la OMS ha destinado el día mundial de la salud a la salubridad de los alimentos y señala que los alimentos que contienen virus o bacterias, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, desde la diarrea al cáncer y provoca  dos millones de muertes al año, en su mayoría niños. 

Con la globalización de los suministros alimentarios, la OMS señala que es imprescindible reforzar los sistemas de vigilancia de la inocuidad de los alimentos en todo el mundo. A través del Codex Alimentarius, la OMS a ofrece un conjunto de normas directrices y códigos de prácticas sobre los principales alimentos y procesos.

De cara a este día mundial, la OMS ha publicado cinco claves para la inocuidad de los alimentos que  ofrece a los vendedores y consumidores orientaciones prácticas sobre cómo manipular y preparar los alimentos: Mantener la limpieza, Separar alimentos crudos y cocinados, Cocine los alimentos completamente, Mantener los alimentos a temperaturas seguras, y Usar agua y materias primas inocuas. 

Pero la seguridad de los alimentos no depende solo, ni mucho menos, de vendedores y consumidores. Empezando por los productores, pasando por los transformadores y distribuidores y, como no, por los poderes públicos que son responsables de fijar normas y velar por su cumplimiento para tratar de garantizar que los alimentos que tomamos sean seguros.

La alimentación es uno de los determinantes sociales básicos que definen que la salud sea buena o no, más que la propia atención sanitaria, pero hay más, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 25, reconoce el derecho a la alimentación como un bien primordial que debe ser protegido. Sin embargo, entre 2010 y 2012 ha habido 870 millones de personas en el mundo subalimentadas, el 12,5% de la población global. 

Como en tantas otras cuestiones la desigualdad es lo que caracteriza a este grave incumplimiento de un derecho humano. Así pasa que mientras en España, una familia gasta al mes aproximadamente el 15% de la renta familiar en la compra de alimentos, en muchos lugares del mundo, la parte dedicada a la alimentación representa más del 80% de los ingresos familiares, sin que ello les permita disfrutar de una alimentación equilibrada.

Hoy, a pesar de las innovaciones agroalimentarias y de las mejoras alcanzadas en los sistemas de producción agrícola y los transportes, según el Informe sobre la inseguridad alimentaria en el mundo de la FAO, en 2012 había más hambrientos que en 1990.



En la subalimentación lo importante es, sobre todo, la falta de micronutrientes esenciales, en el otro lado de la moneda, el exceso de nutrientes que se acumulan provoca un deterioro grave de la salud por sí mismo, obesidad, o facilitando la aparición de enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad cardiovascular hasta cáncer. 

También en este aspecto la OMS propone límites a los contenidos máximos de ciertos alimentos, como los 25 gramos de azúcar añadido diario para prevenir la obesidad, sobre todo la infantil, y propone la limitación de publicidad sobre alimentos que contengan más azúcar, sobre todo en horario infantil. Demasiadas veces en España se incumplen estos criterios, el gobierno deja en manos de las empresas alimenticias su autorregulación y hay muestras de que ese sistema, sencillamente, no funciona, como está demostrando y denunciando la campaña 25gramos.



La globalización de los suministros de alimentos, lo que ha ocurrido es que un puñado , cinco, de grandes transnacionales controlan el mercado de semillas, abonos, así como el almacenaje, la distribución y la venta de los productos alimentarios. Estas empresas junto a fondos de inversión en futuros que especulan con los precios de los alimentos esenciales, ejercen un control sobre el precio de los productos que  les permite obtener beneficios muy sustanciosos y, además, deja a merced de su codicia a millones de personas pobres cuyo acceso a los alimentos esenciales  —el trigo, el maíz, el arroz— se ve mortalmente restringido.

La extensión cada vez mayor de monocultivos en grandes superficies, destinada a la alimentación del ganado que comemos o a biocombustibles nada ecológicos o para la exportación de flores para adorno provoca que, en demasiadas ocasiones, se expulse a los campesinos que antes producían en ellas su comida y un pequeño excedente para vender.

Hablar de alimentación no puede ser solo de productos agrícolas, hay que hacerlo también sobre la producción ganadera, pero no solo por lo nocivo para la salud del consumo excesivo de carne. La ONU emitió el informe: “La sombra alargada de la ganadería. Aspectos medioambientales y alternativas”, en el que se establece que el sector ganadero emite más gases de efecto invernadero que el del transporte, incluido el aéreo, en concreto, un 40% más. Ese mismo informe de la ONU cuantificaba en el 33% la superficie terrestre utilizada por la ganadería para producir comida para los animales y que el 70% de la selva deforestada en América Latina es para producir forraje para alimentar ganado.



Es necesario que la visión sobre la alimentación deje de ser la seguridad, que está cada vez más claro que es inseparable de la soberanía alimentaria, que el derecho a la alimentación, a una alimentación sana y justa,  debe asociarse al derecho a decidir qué queremos sembrar, cómo lo queremos sembrar, para qué queremos sembrar, dónde y qué vender, qué semillas queremos usar y que se debe separar definitivamente de la especulación y del beneficio escandaloso de unos pocos con las necesidades de todos.